Vecinos y empresarios hosteleros quejosos del deficiente servicio de Endesa

Ayer, vecinos de las viviendas de las inmediaciones de la avenida Pintor Pérez Villalta estuvieron más de 10 horas sin suministro eléctrico y durante la Semana Santa los hosteleros de l N-340 en dirección Cádiz han denunciado constantes cortes.

No es algo por desgracia puntual, sino que es la tónica habitual cuando se acercan periodos vacacionales, la vetusta red de suministro eléctrico que la compañía Endesa mantiene a lo largo de más de 12 kilómetros de la N-340 para dar suministro a la “infinidad” de establecimientos hosteleros y hoteleros, que se reparten a ambos lados de la N.340 desde el núcleo tarifeño hasta Bolonia es a todas luces insuficiente e incapaz de garantizar la normalidad y el necesario constante suministro eléctrico.

Pero además, la insustancial potencia que se distribuye entre los inseguros y obsoletos transformadores repartidos en ese tramo, no sólo ocasionan cortes en el suministro, sino que a menudo y por desgracias, en ocasiones con nefastas y dramáticas consecuencias, sufren averías, incendios y deflagraciones que suponen un peligro para las personas y el entorno natural.

Esta pasada Semana Santa, los empresarios han denunciado “cortes de suministro durante toda la semana” si bien el asunto adquirió tintes drásticos el pasado miércoles con hasta 24 horas sin electricidad en los diseminados desde La Vega a Casa de Porros. Los cortes provocan además importantes variaciones en la intensidad eléctrica que ocasionan averías en los aparatos eléctricos, además de la pérdida de mercadería en el sector hosteleros. Los empresarios exigen una revisión exhaustiva de los transformadores. Una revisión que por otro lado y tras la aprobación en el Parlamento de Andalucía de la Propuesta no de Ley 11-21/PDLC-000213, no se viene realizando y que ha motivado la queja formal ante el MITECO y ante el Defensor del Pueblo por parte de la Asociación de Afectados por el Accidente (suceso) del Transformador 29272 de ENDESA.

Y el asunto no sólo afecta a los diseminados fuera del núcleo urbano sino que ayer domingo los vecinos de las viviendas aledañas a la avenida Pintor Guillermo Pérez Villalta, en las proximidades de la piscina cubierta y entre el área de autocaravanas y estadio de fútbol, permanecieron sin suministro eléctrico hasta 10 horas. La empresa eléctrica notificó a algunos de estos vecinos que “la incidencia” se debió “a un fallo en un cable subterráneo y afectó a 500 clientes”.

Deja un comentario