Tarifaaldia

La ‘Mesa Ciudadana Contra el Alga Asiática’ hace balance de sus dos años de constitución lamentando el desinterés de las administraciones.

Recuerdan que el problema no es solo de invasión y contaminación medioambiental sino que arrastra al sector pesquero tradicional y el turístico y exigen “la creación de un Centro de Coordinación del alga invasora”

 

algas19-1
La ‘Mesa Ciudadana Contra el Alga Asiática’ hace balance de sus dos años de constitución lamentando el desinterés de las administraciones.


 

 

El 30 de agosto de 2019 se constituyó en Tarifa la “Mesa Ciudadana sobre el Alga Invasora” (Rugulopteryx okamurae) compuesta por entidades civiles, empresariales y políticas representativas del tejido social de la población. Tras dos años de andadura hacemos balance.

 

El objetivo de esta Mesa, más allá de analizar la situación, ha sido la de generar propuestas para afrontar la plaga y sus consecuencias, así como promover las acciones necesarias para que las administraciones públicas hagan frente al problema de manera integral, coordinada y efectiva.

Nos propusimos acometer una serie de acciones que valoramos a continuación:

 

1- No hemos conseguido la investigación para identificar los buques que han realizado los vertidos contaminantes desde 2008-2014 con el fin de determinar las responsabilidades de la actual situación, y pedir la responsabilidad subsidiaria de los organismos competentes en esta materia, por lo que seguiremos insistiendo ya que, aunque ha pasado mucho tiempo, entendemos muy necesario que aquel hecho no quede inmune e impune. Y volveremos a pedir que se aplique la legislación internacional en materia de vertidos de aguas de lastre adelantándose en la zona del Estrecho a la fecha prevista en el Convenio BWM (Convenio internacional para el control y la gestión el agua de lastre y los sedimentos de los buques) por decisión del Estado o de la UE.

 

2- Hemos exigido reparaciones para el ecosistema y para los sectores productivos directamente afectados:

 

  • para el sector pesquero, un Plan de Ayuda que incluya la indemnización de las pérdidas desde el 2015 y la compensación con cuota extraordinaria de atún rojo para los barcos artesanales afectados. La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha puesto en marcha unas ayudas insuficientes y de difícil trámite. El Ministerio de Pesca, Agricultura y Alimentación no ha movido ficha para otorgar cuota de atún rojo y continuidad a la flota pesquera que está abocada a desaparecer. Otra de nuestras acciones fue la campaña “1kg, 1€” que pretendió que se considerase a cada barco artesanal que traía algas a puerto un limpiador del ecosistema dañado al que hay que compensar su labor y pérdidas por no traer peces.
  • para el del turismo y derivados, un Plan de Choque que cuide de nuestro patrimonio natural para seguir manteniendo el principal atractivo de este sistema económico emergente. La contestación ha sido que los municipios limpien lo que puedan y gasten el dinero municipal en un residuo que en origen es pesca al criarse en las aguas interiores de Andalucía, que entendemos corresponde eliminar y valorizar a la Junta de Andalucía.
  • medidas compensatorias para los municipios afectados por la plaga. Se constituyó la Mesa de Alcaldes el 17 de julio de 2020 que elevó la petición a las administraciones competentes donde tan solo Diputación de Cádiz hizo una aportación económica para paliar los enormes gastos.

 

La situación actual es que, tras su declaración como Especie Exótica Invasora el 1 de diciembre 2020 por el Ministerio de Transición y el Reto Demográfico, no existe el Plan de Actuación que establece la ley ni las Estrategias de Gestión, siendo una situación sin control donde la especie campa a sus anchas afectando a España, Azores y Marruecos, camino de un problema internacional que en su etapa temprana ha sido mal gestionada por nuestro país que se ha convertido en un foco secundario de contaminación. Nos queda mucho por hacer, considerando urgente la creación de un Centro de Coordinación del alga invasora.

Comentarios