Imprimir

El ‘Tesoro Sumergido’ de la Isla

Shus Terán Reyes/Imágenes Nono Guerra | 12 de septiembre de 2019

En todo el perímetro sumergido de La Isla, y en un distanciamiento lineal de tierra de apenas 10 metros oscilan profundidades entre los 3 y 20 metros. En ese acuoso pasillo natural baluarte del pasado histórico de la propia localidad, se esconden o viven infinidad de especies marinas, algunas endémicas y muchas de ellas en peligro de extinción

 

En un artículo periodístico se publicaba que entre las aguas que distan entre Cabo Espartel y Cabo Trafalgar, había más oro que en la Reserva Federal de Estados Unidos. Pero el auténtico tesoro no son los pecios de restos naos y galeones hundidos cuando regresaban de Las Américas repletos de oro, el verdadero tesoro es la diversidad natural donde el Mediterráneo y el Atlántico se abrazan y su mejor cofre, es la Isla de Tarifa, donde en apenas 227.380 m2 y una cota sobre el nivel del mar de entre 8 y 10 metros, con ‘Punta Marroquí’ como el punto más al sur de todo el continente Europeo, y dónde se conjugan todos los elementos y especies naturales de flora y fauna, pero sobre todo la marina, para convertirla en el auténtico ‘tesoro sumergido’.

 

En todo su perímetro sumergido, y en un distanciamiento lineal de tierra de apenas 10 metros oscilan profundidades entre los 3 y 20 metros. En ese acuoso pasillo natural baluarte del pasado histórico de la propia localidad, se esconden o viven infinidad de especies marinas, algunas endémicas y muchas de ellas en peligro de extinción, por lo que la protección medioambiental juega un papel crucial para la conservación de las especies y confieren a los fondos marinos de la Isla, la catalogación de santuario natural.

 

Sus fondos marinos son únicos en el litoral gaditano. En los arenosos más profundos, aparecen importantes bosquetes de Laminaria ochroleuca y en sus paredes rocosas, estalla la vida con la abundancia del Astroides Calycularis, más conocido como coral naranja una especie que además de su belleza es uno de los máximos generadores de CO2 o Dióxido de Carbono, vital para la vida en la Tierra. Junto a esponjas y ascidias forman un paraíso sumergido lleno de vida que nos indica la alta calidad que posee las aguas del Estrecho.

 

Pero si de la contemplación de especies marinas bellas queremos disfrutar, deberemos de estar atentos y afinar nuestros ojos en busca de los nudibranquios. Se tratan una babosa marina, es un molusco gasterópodo que ha perdido su concha durante la fase inicial de su desarrollo. La palabra “nudibranquio” significa “branquias desnudas” y esto es debido a que presentan sus branquias por el exterior de su cuerpo. Son quizás los especímenes más buscados por los fotosubmarinistas amantes del ‘macro’ y constituye una auténtica exposición viva de colorido submarino.

 

La abundancia de peces que encuentran refugio y alimento en estos fondos como los congrios, morenas o sargos aumentan aún más la riqueza marina. El pez luna, es el pez estrella cuyo encuentro, al igual que con las barracudas o pulpos, todos los buceadores celebran. Si además tenemos la suerte en cruzarnos con una alguna tortuga boba, nuestra inmersión habrá sido completa. Eso sí también deberemos de compatibilizar el disfrute de la belleza natural, con la posibilidad de visitar alguno de los pecios existentes, embarcaciones que naufragaron en las proximidades de la isla, como el de San Andrés y de Las Calderas, hundidos a finales del siglo XIX, que proporcionan un lugar excepcional para la práctica del buceo y un escondite para langostas y bogavantes.

 

Recuerden que la Isla es un enclave de diferentes protecciones medioambiental y por tanto la práctica del buceo está restringida y regulada. Su ejercicio está permitido en zona A, con autorización y en zona B con notificación previa con 15 días de antelación. Las inmersiones nocturnas en cualquier zona requieren autorización. En las plataformas de abrasión, zona A1, por su fragilidad, está prohibida cualquier actividad de uso público, incluido el buceo.

 

¿Cómo y dónde solicitar autorización? Hay que dirigirse a la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente (vía página web) para inmersiones en zona A. Ya saben posibilidades cientos, miles, pero antes de sumergirse y disfrutar de este tesoro respeten las normas y directrices para que por mucho tiempo podemos seguir disfrutando del mejor de todos nuestros ‘tesoros’.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/reportaje/tesoro-sumergido-isla/20190912100305013282.html


© 2019 Tarifaaldia

El primer diario digital de Tarifa

Tarifaaldia.es