Tarifaaldia

SEMANA SANTA EN TARIFA

Pepe Serrano prologa la Semana de Pasión tarifeña

El pregonero repasó sus recuerdos y trazó un recorrido cronológico de la Seman Santa tarifeña salpicado por versos, música y saetas

IMG_1068
IMG_1068
Pepe Serrano prologa la Semana de Pasión tarifeña

“Hazme una Cruz sencilla, carpintero.../Sin añadidos ni ornamentos.../Que se vean desnudos los maderos,/desnudos y decididamente rectos./Los brazos en abrazo hacia la tierra,/el astil disparándose a los cielos./Que no haya un solo adorno que distraiga este gesto/. Este equilibrio humano de los dos mandamientos.../Sencilla, sencilla...Hazme una cruz sencilla, carpintero.” Con estos versos de León Felipe iniciaba ayer domingo el pregón de Semana Santa, José Serrano Doucet. Y era toda una declaración de intenciones de cómo iba a ser su pregón. Rotundo en su esencia y sencillo en su presencia. Sin adornos ni artificios. Una cruz levantada sobre creencias y dogmas adquiridos en el trascurso del tiempo.

Sobrepasaba el mediodía las agujas del reloj en el templo mayor de San Mateo Apóstol cuando en verbo cofradiero se erigió prólogo de la Semana de Pasión tarifeña que se abrirá oficialmente el próximo Domingo de Palmas, si bien el sábado, ya tendrá lugar la primera de las procesiones de la imagen de la Virgen de la Soledad. Pepe Doucet, había dado ya los pregones de Carnaval y de Feria, y por tanto ayer cumplió con un ciclo reservado a ilustres pregoneros. Así lo manifestó humildemente en el capítulo de agradecimientos en el inicio de su pregón en el que recordó su “llegada” al mundo cofrade de la mano de su padre Pepe, el electricista. Como la semana previa a la Semana Santa, su padre preparaba la rudimentarias instalaciones eléctricas de los pasos y como en su compañía fue conociendo el mundo cofrades sus entresijos y su vocabulario.

Serrano Doucet que fue acompañado en su procesión pregonera por los compases del grupo Almadraba, el cantaor, Manolo Garrido y música de capilla, apuntó a la Semana Santa como un “además de un acto de fe, un acto cultural de primer orden donde todo se conjuga a la perfección para dar un resultado mágico: las imágenes, los pasos, la música... Si a todo esto le ponemos de escenario las centenarias calles de Tarifa, el resultado es insuperable”, dijo el pregonero para quién los olores, colores, los sonidos suponen una conjunción de sensaciones perfecta. “Tarifa huele a incienso, a la canela del arroz con leche o las torrijas, a jazmín. Tarifa huele a Semana Santa”. A partir de ahí Serrano se adentró por los derroteros de un pregón clásico realizando un recordatorio recorrido por el calendario de la Semana de Pasión Tarifeño y resaltando una a una sus imágenes.

Desde el Domingos de Ramos y su Borriquita, hasta los bellos crucificados, el Huerto, el Medinaceli, el Nazareno o el Santo Entierro encendieron el verbo más cofrade del pregonero que tuvo cariñosas palabras a las Dolorosas. Estampas marianas de los que destacó como madres sufridoras ante la pasión de su hijo. Un recorrido poético por la Semana de Pasión de Tarifa, entrecortado el verbo por Saetas y versos.

El tránsito de Serrano Doucet por la Semana Santa tarifeña concluyó en el Domingo de Resurrección, recordando que “solo faltan unos días para que Tarifa se vuelva a llenar de fervor y tradición. Ya está cerca el momento. Los hermanos se reúnen una y mil veces ultimando detalles. Los costaleros realizan sus últimos ensayos. Unas manos generosas sacarán brillo a los candelabros y jarrones. Hay que ir a por los Ángeles del Nazareno... Que no falte nada., Todo debe estar en su sitio. Ya están limpias y planchadas las túnicas de penitente. Solo queda colocar a Jesús y a la Virgen en sus tronos, para que vuelvan a repartir su bendición al pueblo”, concluyó así el pregonero.

Por otro lado en la pasada noche del sábado, tuvo lugar en el Restaurante ‘El Pasillo’ el acto de entrega del VIII Olivo de Plata que ha recaído en la figura del cofrade tarifeño, Patricio Manso Álvarez.

Así, en un acto familiar y en un clima de amistad cofrade, se hizo entrega de este galardón creado por la Comisión Olivo de Plata con el deseo de premiar a aquellas personas o entidades que se distinguen en el apoyo a la Semana Santa desde los distintos ámbitos. En un gesto de modestia, Patricio Manso, no quiso recoger el galardón. Sin embargo la comisión determinó que “era de justicia destacar públicamente el trabajo y esfuerzo del galardonado por ensalzar la Semana de Pasión tarifeña”. Garrido lamentó la falta de ayuda del Consistorio que a través del alcalde decidió a última hora, retirar la pequeña ayuda económica que destinaba a este evento.

Comentarios