Tarifaaldia

La silueta de la Isla de Tarifa

Muchas denominaciones solo resultarán conocidas para algunos viejos lugareños; “punta del Hierro”, “el cañillo de los Cochinos”, “la poza del Placer del Faro”, “la piedra Negra o Pitiflor”, “la cueva del Nido”. Otros topónimos son más conocidos; cualquier Tarifeño puede ubicar “Punta Marroquí” o “el Foso” en un mapa o una fotografía aérea de la Isla

topominiaisla
La reprodución del mapa de la toponimia de la Isla del que se habla en este reportaje/S.T.
La silueta de la Isla de Tarifa

 

          Los habitantes y algunos de los visitantes habituales de la ciudad de Tarifa recordaran el bar El Varadero, un pequeño y agradable establecimiento de restauración especializado en pescado frito de la zona situado frente a las instalaciones del antiguo varadero del puerto. En el interior del local colgaba de una de sus paredes un mapa amarillento enmarcado tras un vidrio que llamaba la atención de muchos de los clientes. En la actualidad este negocio ya ha cerrado sus puertas para siempre, pero el mapa ocupa ahora un lugar en el restaurante el Cocedero, regentado por la misma familia que se ocupaba del Varadero. El dibujo mide unos 40X50 centímetros y representa a  la isla de las palomas de Tarifa. La porción de tierra más meridional del continente europeo y joya de la corona del parque natural del Estrecho. La isla de Tarifa es ahora protagonista de un ambicioso proyecto de adecuación que permitirá la visita del público a este magnífico monumento natural cargado de historia. Son numerosas las publicaciones y estudios que desde diferentes perspectivas; ornitológica, zoológica, histórica, submarina, militar... se han ocupado de la isla. Sin embargo, el mapa del que les hablo llama la atención por lo peculiar de su contenido, que no corresponde a ninguna de las disciplinas enunciadas.

 

          En la parte superior del cuadro aparece a la izquierda la siguiente leyenda a modo de título escrita a mano con una estilizada letra cursiva, “Toponimia de la isla de las Palomas”, y más pequeño con números romanos, año de 1848. Centrado, de mayor tamaño y con letras góticas el texto “Ciudad de Tarifa, la isla de las Palomas”. En el margen inferior derecho, con caracteres casi ilegibles el nombre y la firma del autor. Licenciado Francisco de la Peña y Fernández.

 

          El mapa está dibujado a mano alzada sin mucho detalle, apenas un bosquejo del contorno de la isla y de sus caminos interiores, las únicas edificaciones que aparecen son el antiguo faro, con la casa del farero y tres o cuatro pequeñas construcciones con tejado a dos aguas diseminadas por la isla. Claramente al autor de la ilustración no le interesaba en absoluto el interior de la isla. Donde realmente pone toda su maestría artística y cartográfica es en el contorno de la misma. Siguiendo el sentido opuesto a las agujas del reloj el dibujante enumera cada pequeño accidente de la costa. Señala cada roca, cada pequeña oquedad o cueva, cada elevación, punta y montículo, anotando en los márgenes de la ilustración el nombre que corresponde a cada número. Muchas denominaciones solo resultarán conocidas para algunos viejos lugareños; “punta del Hierro”, “el cañillo de los Cochinos”, “la poza del Placer del Faro”, “la piedra Negra o Pitiflor”, “la cueva del Nido”. Otros topónimos son más conocidos; cualquier Tarifeño puede ubicar “Punta Marroquí” o “el Foso” en un mapa o una fotografía aérea de la isla.

          Una rosa de los vientos señala los puntos cardinales y adorna la imagen al estilo de las antiguas cartas marinas. La caligrafía cursiva y los distintos tonos de ocre que el tiempo parece haber ido marcando en el rugoso papel le dan un aire de mapa del tesoro. El sello con el escudo de Tarifa y la leyenda “-Tarifa – Alcaldía constitucional” añade aún más interés histórico; en ese año, en España, el gobierno constitucional moderado del general Narváez tuvo que hacer frente a dos alzamientos revolucionarios por parte del sector progresista.

 

          Este mapa despierta la imaginación, evoca imágenes de aventuras y tesoros escondidos, de espadas de abordaje y pistolas de chispa, de intrépidos navegantes surcando las siempre peligrosas aguas del Estrecho de Gibraltar, frontera entre dos mundos, paso del mar Mediterráneo al océano Atlántico, punto geográfico considerado en la antigüedad el fin del mundo, flanqueado por las míticas columnas de Hércules, El Jebel Musa en la orilla africana y el peñón de Gibraltar en la europea.

 

          El mapa en realidad no es un documento antiguo, se trata de una recreación artística-histórica realizada por Francisco de la Peña Fernández, Tarifeño enamorado de su tierra a la que quiso hacer un homenaje con esta curiosa obra hace apenas una década. El original es más pequeño, lo que comúnmente denominamos tamaño folio. Algunos datos dan fe de la meticulosidad y el detalle que el autor volcó en su realización. Utilizó para los textos autentica tinta de calamar y el soporte es papel vegetal envejecido artificialmente con tintes naturales. Los datos están tomados de un artículo aparecido en el número seis (1992) de la Revista de Estudios Tarifeños Aljaranda, firmado por los autores Sebastián Trujillo Martínez y Antonio Triviño Iglesias. El artículo pretendía dar a conocer los topónimos populares, usados sobre todo por pescadores de caña, de los puntos singulares costeros de la isla.

 

          Esta “Toponimia de la isla de Tarifa”, de su contorno más bien, es fruto del esfuerzo, investigación y creatividad de tres tarifeños, un documento que prueba hasta qué punto este enclave natural fue importante para los habitantes de la zona a lo largo de los siglos. Es curioso que muchos de los Tarifeños actuales nunca hayan puesto sus pies allí, siendo la isla de las Palomas uno de sus principales tesoros. Esperemos que en breve sea posible su visita para vecinos y visitantes, quizás sería adecuado que una reproducción de este documento estuviese expuesta en el centro de interpretación que se pretende construir en el interior de la isla.

Comentarios