Tarifaaldia

La historia del accidente de un avión americano en Puertollano (parte I)

Del avión solo quedó la cola, y desde La Maestranza aérea nº2 Ubicada en Sevilla se recuperó junto a algunos objetos como cartuchería, unos cascos laringófono, revólveres, pistolas, bengalas de señales, paquetes de herramientas y varios objetos de sanidad militar y personales. Hoy ya no queda nada en el lugar.
DSC_0996
Avió en desuso similar al aparato estrellado en Puertollano/MD,
La historia del accidente de un avión americano en Puertollano (parte I)

 

El 22 de febrero de 1944 a las 23:00 un avión norteamericano del tipo C47 pilotado por el capitán Giles Casey despegaba de Gibraltar en una noche con lluvia y viento, el avión se dirigía a Inglaterra, pero a la altura de la sierra de Fates en Puerto Llano entre Tarifa y Facinas, en la garganta del rayo el avión colisionaba con un peñasco y explotaba, pereciendo todos sus ocupantes.

 

Del avión solo quedó la cola con la insignia de la estrella y las franjas norteamericana y el numeral 232606.

 

Los primeros en llegar fueron los guardias 2º Francisco Sánchez y Jeremías Sastre.

 

Sanidad militar se encargó de recuperar los cadáveres, en una ambulancia que había traído de Sevilla del 2º batallón de automóviles y llevó a Algeciras y después por la carretera general llegó a Puertollano, la ambulancia fue custodiada por soldados del regimiento Álava número 22 durante el viaje de vuelta a Algeciras, luego los trasladaron a Gibraltar, y de allí a varios cementerios como el nacional francés de Lorraine uno de veteranos de la Segunda Guerra Mundial.

 

Los restos

Del avión solo quedó la cola, y desde La Maestranza aérea nº2 Ubicada en Sevilla se recuperó junto a algunos objetos como cartuchería, unos cascos laringófono, revólveres, pistolas, bengalas de señales, paquetes de herramientas y varios objetos de sanidad militar y personales. Hoy ya no queda nada en el lugar.

Rescate complicado

Según testigos e informes oficiales había ocurrido un temporal muy fuerte de lluvia y viento, y volar en esas condiciones era difícil, el avión al acabar de despegar tenía el depósito de combustible lleno, por lo que explotó al momento, no se quemó la tierra por la lluvia, pero los cuerpos acabaron destrozados, según explican algunos vecinos esa noche no pudieron bajarlos, por lo que esperaron al día siguiente, y los bajaron en burros, ya que la zona es complicada de llegar.

Un vecino comentó que acompañó a los guardias, ya que el era un crio que conocía al detalle la sierra, y sabía subir al lugar, cuando llegaron tuvieron que esperar por la lluvia. Este vecino a pesar del tiempo pasado aún lloraba al recordar esa noche.

Otra vecina me comentó que salió de su casa al campo porque escuchó un ruido muy fuerte, y vio una explosión en la sierra.

 

La tripulación era la siguiente:

Piloto: Capitán Giles G Casey.

Bentley N. Schoenfeld

Anthony V. Wagner.

Nelson E. Wilson.

Robert N. Stronge.

Wesley T. Wells.

Stanley F. kondrat.

Pertenecían 313 TC del ala 52 de la USAAF.

*Gracias al Archivo histórico del Ejército del Aire en Villaviciosa de Odón por su amabilidad a la hora de investigar este accidente, y del museo aeronáutico de Cuatro Vientos en Madrid.

Comentarios