La EDAR de Tarifa un hito histórico y una garantía de futuro sostenible

 

Álbum de imágenes de la planta de tratamiento de aguas residuales

Tras su puesta en marcha hubo que esperar hasta abril de 2019 para que la obra civil más importante de los últimos 100 años rindiera al 100%. Actualmente la infraestructura hidráulica procesó en el pasado año más de 1,7 millones de hectómetros cúbicos de aguas residuales. La obra del emisario submarino acabará con el vertido

EDAR12
A la izquierda el agua tal y como llega a los tanques de decantación y tratamiento y a la derecha tal y como sale/Shus Terán
La EDAR de Tarifa un hito histórico y una garantía de futuro sostenible

 

Álbum de imágenes de la planta de tratamiento de aguas residuales 

 

Era un 15 de octubre de 2014 cuando se ponía la primera piedra de lo que supondría la construcción de la que es sin duda la obra civil más importante del último siglo en la localidad. Se ponían los cimientos en levantar todo un sistema renovado de depuración y reconducción de aguas para hacer realidad el tratamiento integral de los residuos fecales generados en un municipio de interés turístico. 

 

Años después, concretamente en el mes de noviembre del año 2017 la Estación Depuradora de circuito integral secundario que permite devolver al mar los residuos completamente tratados, tal y como exige la normativa ambiental iniciaba su periodo de “puesta en marcha y periodo de prueba”.

 

En enero de 2018, el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios presidía la inauguración oficial de este complejo que en julio de ese mismo año el entonces consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, entregaba oficialmente al Ayuntamiento de Tarifa (Cádiz) la nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales, la Estación de Bombeo y sus respectivos colectores.

 

Hay que trasladarse hasta abril de 2019 para afirmar que fue entonces cuando la EDAR de Tarifa comenzó a estar 100% operativa. El convenio suscrito entre Ayuntamiento y Junta de Andalucía con fecha de 21 de noviembre de 2013 era una realidad 9 años después y por fin esa infraestructura hidráulica, ese sistema de llegada y salida de aguas, y piscinas enclavadas en un lugar privilegiado cedido por el Consistorio daba respuesta a la población del núcleo urbano, pero con capacidad para respuesta a las demandas de una población de unas 30.000 personas y con vistas al crecimiento progresivo de la población en los próximos 25 años.

 

Tal y como explica el jefe de Servicio de Aqualia Tarifa, Paco Pérez Olea, desde entonces y hasta ahora la EDAR atiende las demandas de unos 18.000 habitantes que en época estival, esta población se puede quintuplicar. Según los datos de la última declaración de vertidos enviados a la junta de Andalucía estaríamos hablando que en época puntual la EDAR daría respuesta a la demanda de 56.100 habitantes equivalentes.

 

 

Una instalación automatizada y permanente

 

La EDAR de Tarifa, mantiene un funcionamiento casi completamente automatizado (solo las labores de mantenimiento y supervisión se realizan con personal humano) y continuo durante las 24 horas del día, los 365 días del año. Eso permite que la planta de tratamiento procese un volumen medio a la hora que procesa es de 198,87 m3. Desde su puesta en marcha ha procesado aproximadamente un total de 4.430.954 m3.

 

 

AGUA BRUTA TARIFA

 

 
   

Media

2018

2019

2020

2021

   

TOTAL

1.742.148

0

1.046.740

1.747.557

1.636.657

   

Media

145.179

0

116.304

145.630

163.666

   

Máximo

186.854

0

140.618

183.557

215.324

   

Mínimo

121.420

0

93.987

107.267

132.521

   

 

Pero.. cómo se produce el hecho que ese elevado volumen de aguas residuales se convierta en agua transparente y cristalina (no apta para el consumo y con condicionantes para el empleo del regadío). Estos son los pasos que nos explican tanto Paco Pérez como el coordinador de la planta, José Manuel García:

 

El agua es recogida por las redes de saneamiento y esta mediante el sistema de bombeos de aguas residuales que está repartido por toda la localidad bombea el agua hasta el pozo de gruesos de la EBAR. Allí el agua negra pasa primero por una reja de desbastes donde se retiran los sólidos más grandes (trapos, toallitas) después pasa al pozo de bombeo, aquí se saca mediante una cuchara bivalva arenas y sólidos de gran tamaño. Estos sólidos y los de la reja son depositados en un contendor y temporalmente retirados al vertedor por una empresa de residuos autorizada.

Después el agua 8con el primer filtrado) es dirigida a través de unos 4,5 kilómetros de tuberías a la EDAR. Allí pasa primero por el pretratamiento que se utiliza para retirar sólidos de tamaña grande mediante una reja y un tamiz en un segundo cribado de toallitas, papeles, hojas de árboles, palitos de bastoncillos, etc. Estos son almacenados en depósitos y retirados a vertedero.

A continuación, pasamos al desarenado y desengrasado, donde se quita la arena y las grasas. Las grasas mediante un sistema de soplantes que separan las grasas de menor densidad que el agua y son recogidas mediante unas rasquetas y depositadas en unos contenedores especiales y retirados como residuos peligrosos por una empresa autorizada.

Las arenas por decantación caen al fondo y son aspirados por una bomba y almacenados en un contenedor para después llevarlo a vertedero autorizado.

El siguiente paso es donde tiene lugar la “magia del proceso”. El agua pasa después a los reactores biológicos, donde por la acción de los microorganismos provocan la floculación y degradación las materias disueltas en el agua. Aquí se controla la concentración del licor mezcla y la oxigenación para dar las condiciones mejores para la vida de los microorganismos. Después, el agua pasa a la zona de decantadores, donde los flóculos (grumos de compactación) formados en el reactor biológico precipitan o decantan el agua. El clarificado del decantador rebosa por los vertederos y pasa al laberinto de cloración donde es clorado y cuando el agua ha concluido su tratamiento secundario sale por el vertedero al emisario submarino e inyectado al mar.

Los desechos del tratamiento, como el fango que decanta en los decantadores, es purgado del decantador y un porcentaje se recircula al reactor biológico para enriquecer el proceso. El otro gran porcentaje se lleva al espesador donde decanta y ese fango se purga a la línea de secado. Aquí es centrifugado y el fango seco es retirado a vertedero por una empresa autorizada. Por su parte, el clarificado de la centrifuga y del espesador retornan a cabecera de planta y entran al proceso.  

 

El alcalde ve en la EDAR “un hito histórico y una garantía de futuro”

 

Como hemos insistido en apuntar, la puesta en marcha de la EDAR ha supuesto uno de los mayores hitos de la historia del propio municipio en los últimos siglos y el alcalde de la localidad, Francisco Ruiz apunta a que “la puesta en marcha de la EDAR de Tarifa supuso un salto de calidad importantísimo en relación a la conservación y mantenimiento de nuestro patrimonio natural, así como a la prestación de servicios que proporcionaba el Municipio a sus vecinos y vecinas así como a todas aquellas personas que nos visitaban”.

Pero además de dar respuesta a la población actual, la construcción de la EDAR es una apuesta de futuro. “Supone una garantía de desarrollo sostenible, acorde con los estándares medioambientales europeos. Sin duda la EDAR permitirá depurar las aguas de los desarrollos previstos a corto y medio plazo a través de las dos líneas completas de tratamiento biológico y decantación actualmente en servicio. No obstante, en el caso de que se necesite una ampliación, la infraestructura está preparada para incorporar una línea más”, señala Francisco Ruiz Giráldez.

 

El futuro: nuevos colectores, nuevos bombeos y el emisario submarino

 

A pesar que la EDAR ha supuesto una antes y un después en el tratamiento de aguas residuales, aún queda por delante llevar a cabo nuevas obras vitales para garantizar el tratamiento global de las aguas residuales de todo el término municipal. La Localidad, para hacer frente a las aguas residuales de todo el extenso término municipal (el segundo más grande de la provincia con 419,7 km2) ha tenido que construir plantas de tratamientos en lugares como Bolonia, Facinas o Atlanterra. Con ellos se garantiza el tratamiento de buena parte de las aguas residuales de la campiña, pero entre las asignaturas pendientes está acometer la construcción de nuevos ramales que conecten zonas más alejadas del casco urbano para dar respuesta global al saneamiento. Según Francisco Pérez “estas obras están actualmente en estudio a fin de concretar cual sería la solución más optima (depuradora compacta, nuevos colectores, nuevas estaciones de bombeo) y una vez decidida la solución buscar la forma de financiación. El alcalde confía “encontrar una solución técnica próximamente y ejecutarla lo antes posible”.

Solución al vertido

Pero si algo preocupa tanto a los responsables locales, como a los responsables de la planta de tratamiento, eso es sin duda el histórico vertido de aguas negras a Los Lances. Y es que, y aunque pueda parecer “increíble” los vertidos puntuales (que no permanentes) de aguas negras en Los Lances a través del tubo-arco son “vertidos autorizados por la Junta de Andalucía” como respuesta a un episodio a fallo eléctrico de la Estación de Bombeo y/o imposibilidad de dar respuesta al volumen de agua generado por lluvias copiosas.

Por qué ocurre: Cuando se dejó de usar la antigua EDAR se hizo una conexión con la nueva EBAR Principal mediante un tubo que pasa por debajo del tubo arco mediante un sifón. Desde Aqualia y el propio Ayuntamiento, se aconsejó a la Junta y a los proyectistas que se hiciera de otra forma, ya que el sifón no posee la cota suficiente para evitar estos problemas en caso de lluvias.

La solución que se ha planteado en común entre Aqualia y el Ayuntamiento es bombear el agua de esta EDAR antigua al bombeo principal mediante bombas de esta forma se evitaría que la tubería se quede en carga y una vez que llueve rebose.

Además, también se ha solicitado a la Junta de Andalucía autorización para la instalación de un pequeño bombeo en la salida hacia la playa de la EBAR principal de tal forma que parte del agua en episodios de lluvia que hayan sido impulsados por las bombas de pluviales sean rebombeadas a la EBAR principal, para así evitar en la medida de lo posible la mayor parte de agua impulsada a la playa así como malos olores.

Hace escasos días el alcalde, Francisco Ruiz anunciaba que gracias al una inversión de 4 millones de euros destinada a la ejecución de la obra de conducción de desagüe de la Estación de Bombeo de Aguas Residuales principal de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Tarifa se eliminará el aliviadero del tubo-arco en la playa de Los Lances. Dicha actuación se ejecutará en los próximos meses ya que actualmente está en licitación.

Además, y aunque el proyecto tiene en los grupos ecologistas a sus principales detractores, la construcción del nuevo emisario que se internará unos 1,4 kilómetros en el mar evitará cualquier nuevo episodio de vertido en la playa. Así, el agua devolverse al mar en caso de vertido tendría una proporción de 1 a 3 en solidos. Algo que para los responsables de Aqualia "es una cantidad de solidos insignificante en el mar que no acarrearía ningún tipo de contaminación".

Comentarios