00:44 h. Martes, 18 de Junio de 2019

El Consistorio y la Peña Taurina ‘Manuel Escribano’ perfilan el futuro de la centenaria plaza de toros de la localidad

Se persigue preparar una comisión para organizar los actos del 130 cumpleaños de un coso taurino singular que debido a la decadencia y falta de espectáculos taurinos, espectáculos alternativos, unido al deterioro por abandono institucional presenta un estado lamentable que roza la ruina

Shus Terán Reyes  |  20 de Febrero de 2019 (10:13 h.)
Más acciones:

¿Volverán los toros a la plaza tarifeña, al menos en la celebración de sus 130 cumpleaños?/S.T.
¿Volverán los toros a la plaza tarifeña, al menos en la celebración de sus 130 cumpleaños?/S.T.

 

Responsables municipales y miembros de la Peña Taurina Manuel Escribano, entre ellos su presidente Salvador Cantero, llevaron a cabo en el día de ayer martes 19 de febrero el primero de unos encuentros programados para perfilar, no solo la celebración a lo largo del recién estrenado año el 130 aniversario del singular e histórico coso taurino, sino ver la posibilidad de ceder durante un determinado tiempo el uso y gestión de la plaza de toros, con fines exclusivamente taurinos.

 

Así lo confirmó al término del encuentro el concejal de Festejo Daniel Rodríguez, quién ha señalado que se “ha dado un primer paso en la futura comisión organizativa” para la celebración de la efeméride el próximo mes de septiembre. La idea es la de crear una comisión encargada de elaborar y organizar desde espectáculos taurinos, hasta exposiciones, conferencias y otros tipos de eventos relacionados con la historia del coso tarifeño.

 

El edil también ha apuntado a que cabe la posibilidad de que la Peña (y Caseta) Taurina, Manuel Escribano, asuma en el futuro el uso y gestión de la plaza de toros. Si bien matizó que es algo a estudiar muy en profundidad. En cualquier caso, Daniel Rodríguez, matizó que la cesión de los usos y gestión del centenario coso se limitarán “solo y exclusivamente a espectáculos taurinos”. Y es que cualquier otro evento, como antaño, los conciertos y festivales de músicas, no podrían celebrarse por estar al margen de las leyes relacionadas con la celebración de espectáculos públicos. Y los toros, se podrían obedeciendo solo al carácter histórico del espacio, y no a sus propias características para los espectáculos de lidia, fuera de lo que dictan las normas.

 

Por lo pronto, lo pactado, será expuesto en los próximos días a los socios de la Peña Taurina Manuel Escribano, cuyos socios (180 aproximadamente) determinarán aceptar la oferta del Consistorio y ambas partes se han emplazado para una nueva reunión el próximo 20 de marzo, en la propia plaza de toros.

 

Actuación de urgencias

 

El edil también ha informado que en un periodo de unos 10 días se concretará una actuación de urgencia en el coso taurino, consistente en su desbroce (a cargo de una empresa externa al Ayuntamiento), pintado y consolidación de elementos. De igual modo, el edil ha señalado que cualquier actuación prevista se determinará en base al informe de situación de la plaza elaborado por técnicos municipales (en el año 2016). Daniel Rodríguez, ha señalado que en los próximos meses se concretará asuntos no solo importantes para conmemorar los 130 años de historia de la plaza de Toros, sino, para determinar su futuro más inmediato. En ese sentido, el concejal ha reconocido, que “llaves de la plaza de toros tiene todo el mundo. Es más, no sabemos quién tiene y quién no tiene llaves”, ha lamentado el edil quien sin decirlo explícitamente ha confirmado que “a la plaza de toros entra todo el mundo como Pedro por su casa”. Es por ello por lo que ha asegurado que en los próximos días, coincidiendo con la actuación de urgencias, van a realizar un control de los accesos y restringir el mismo.

 

 

130 años de orejas y rabos y…. música

 

Suponemos que brillaba el sol y el tiempo, y las autoridades competentes permitieron que durante los días 7 y 8 de 1.889 la terna (que fue un dúo) compuesta por Juan y José Villegas, apodados "El Loco" y "El Potoco", deleitasen al público. De ahí hasta nuestros días el coso tarifeño tiene entre la arena de su albero y las tablas de sus burladeros y barrera cumple 130 años.

 

La centenaria plaza ha acogido de todo tipo de ternas a lo largo de su historia, y las primeras figuras de toreo han pisado su arena. Aún llegan los ecos de los celebrados festivales benéficos de Antonio Ordóñez. Y tuvo una importante cita en el año 1.989 cuando el Ayuntamiento que gobernaba Antonio Ruiz Giménez, creó para la celebración de su primer siglo, una comisión presidida por el entendido, Pepe Puyol. Entonces se celebraron jornadas taurinas; el primer pregón taurino, a cargo del crítico, Juan Belmonte; recital poético; y se celebró también la denominada ‘Corrida del centenario’ con una terna en cartel para el domingo 10 de septiembre de aquel año compuesta por Pepe Luis Vázquez (abucheos. Además, el director de la lidia se retiró sin permiso alegando que los toros salían ya picados), Pedro Castillo (Dos orejas y rabo en su primero y en su segundo) y Fernando Cepeda (Dos orejas en su primero y dos orejas y rabo en su segundo), que lidiaron 6 toros de la ganadería de ‘Herederos de Carlos Núñez’. Además, se encargó al artista portuense, Juan Lara un cartel conmemorativo de la primera corrida celebrada el 7 de septiembre de 1889. El cartel reproducía una escena de época de unos niños jugando a ‘los toros’ en la calle Comendador. Se confeccionó en dos tamaños uno de coleccionista que mide 21 x 30 cm y otro de al menos un metro por 60 cm, realizados sobre seda naranja.

 

Una plaza de característica singular

Recordaba hace poco tiempo el historiador local, Juan Antonio Patrón, que sobre la plaza tarifeña, el periodista taurino y secretario de la Asociación de la Prensa de Madrid, Francisco Casares, decía en el semanario gráfico “El Ruedo”, del 20 de diciembre de 1945, que era “la plaza de toros más curiosa del mundo”, añadiendo que su originalidad consistía (y consiste) en que para entrar a las diversas localidades, como para el acceso al ruedo y dependencias, había que pasar por arriba, cuando lo habitual es que se acceda a las plazas por los bajos. Casares iba más allá y afirmaba que esta disposición arquitectónica era “única en España” y que tenía que parecer extraña y era de carácter exclusivo.

Sin querer desmentir a Casares, debemos de señalar que al menos existe en la geografía andaluza una plaza más de similares características. Sobre que era la más curiosa del mundo…. Es más que relativo pues existen solo en España algunas curiosidades que son dignas de admirar, desde plazas rodeadas de edificios, a cosos octogonales o levantadas sobre las ruinas de un circo romano. Pero para curiosidad…. la plaza de ‘Isla Graciosa’ en Azores, construidas en el cráter de un volcán.

 

La plaza languidece desde hace años

El abandono de la actividad de la plaza de toros obedece, (al margen del propio abandono físico de la plaza) a una caída en picado en el descenso de espectadores a este tipo de espectáculos que muchos creen anacrónicos e incompatibles con las leyes de protección a los animales. De hecho, solo a una minoría parece interesarle las corridas de toros. Diferentes estudios avalan que el descenso en una década del público a las corridas de toros es superior al 65%. La plaza de Tarifa, con un aforo estimado superior a las 3.000 personas y considerada de 3ª categoría no puede albergar grandes espectáculos taurinos, lo que redunda negativamente en la presencia de público a los festejos complicando en gran medida el ofrecer espectáculos taurinos.

 

Reconversión de la actividad taurina hacia la explotación turística

 

Por otro lado, Tarifa cuenta con unas amplias zonas de su término municipal dedicada a la cría del toro bravo, a la que la crisis de la tauromaquia está poniendo en serio riesgos. No obstante, no son pocas las ganaderías que han determinado reconducir su actividad y explotación hacia la fase expositiva y museística e incluso comercialización de la carne para el consumo humano. De hecho, ya existe el borrador en la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio de un proyecto turístico de ‘alto standing’ relacionado con la cría del toro bravo en una zona de la campiña tarifeña como ya se ha realizado en otras partes de Andalucía.

 

Al margen de su futuro o continuidad como circo taurino, lo que sí es necesario es una remodelación y un proyecto de ampliación, que pueda otorgar en el futuro un papel principal al centenario coso como coliseo para conciertos y otros eventos. Esa es tarea del Ayuntamiento, sus gobiernos y con la reunión de ayer, parece (al margen de consideraciones animalistas) que es un paso para afrontar esa responsabilidad, antes de que la plaza se caiga a pedazos.