23:30 h. Miércoles, 22 de Mayo de 2019

Verdemar reclama una regulación “estricta y obligatoria” para el control de las emisiones de los barcos en el Estrecho, la Bahía y el Mediterráneo

Los ecologistas aseguran que “las cifras de la Comisión Europea estiman que 50,000 personas mueren prematuramente cada año en Europa, debido a la contaminación del sector marítimo”

Tarifaaldia.es  |  15 de Mayo de 2019 (09:46 h.)
Más acciones:

Gabarra realizando tareas de bunkering en plena Bahía de Algeciras/S.T.
Gabarra realizando tareas de bunkering en plena Bahía de Algeciras/S.T.

 

Verdemar-Ecologistas en Acción reclama una regulación estricta y obligatoria que limite los fuertes impactos de los contaminantes atmosféricos desde los buques, que tanto daño socioambiental están causando en el Estrecho de Gibraltar y el Mediterráneo.

 

Los ecologistas exigen “que se establezca un Área de Control de Emisiones de Azufre (SECA, por sus siglas en inglés) que limite la entrada de buques altamente contaminantes, como existe en el norte de Europa (Mar Báltico, Mar del Norte y Canal de la Mancha). Ecologistas llevan años denunciando los daños que provocan las emisiones contaminantes desde los buques sobre la salud humana y el medio ambiente. Son naves que utilizan un fueloil pesado, 100 veces más tóxico que el diésel que utilizan automóviles y camiones, ya que contiene hasta 3.500 veces más de contenido de azufre. Un combustible que está prohibido en tierra, donde es considerado un residuo peligroso que exige un tratamiento altamente costoso”.

 

Verdemar señala que “los buques contaminan el aire y, por la acción el viento, esta contaminación se expande cientos de kilómetros tierra adentro, incrementando los problemas locales de calidad del aire. Los contaminantes como partículas, hollín, azufre y óxidos de nitrógeno dañan la salud humana, el medio ambiente y el clima. El material particulado, por ejemplo, está relacionado con problemas de salud graves, como enfermedades cardiovasculares y respiratorias, incluidos derrames cerebrales y cáncer que pueden provocar la muerte prematura”.

 

Las cifras de la Comisión Europea estiman que 50,000 personas mueren prematuramente cada año en Europa, debido a la contaminación del sector marítimo.

 

Todo parece indicar que la mortalidad en el suroeste de España se debe a una interacción entre la exposición a diversos contaminantes. Los datos que se conocen, aunque mejorables, deberían originar una acción inmediata dirigida a solucionar estos problemas. Según el Atlas de mortalidad de España, el suroeste español tiene un riesgo de mortalidad superior a otras zonas de la península. Entre la población masculina, una de cada tres áreas con la mortalidad más elevada se encuentra en esta parte de España. Mientras que, entre las mujeres, esa relación es de una cada cuatro. En estas áreas de alto riesgo de mortalidad general, se aprecian también causas de muerte tan distintas como son la enfermedad isquemia del corazón, el cáncer de pulmón o la diabetes.

 

Aseguran los ecologistas que “en el Campo de Gibraltar se asienta desde los años 60 una serie de industrias que emiten peligrosas sustancias al aire, al agua y al medio natural, según se desprende de los registros del (CSIC) Centro Superior de Investigaciones Científicas de España. Estas industrias pesadas generan un trasiego de combustible en el mar y, por consiguiente, riesgo de contaminación atmosférica y marina, como consecuencia del bunkering. Tráfico Marítimo del Estrecho identificó más de 100.000 buques el año pasado, esto supone el segundo paso de buques del mundo, donde se trasegaron casi 25 millones de hidrocarburos”.

 

Verdemar insiste en que “ya se han aportado  pruebas suficientes para instar a la OMI (Organización Marítimo Internacional) a que acelere la reducción de los límites de azufre en todas las Zonas Marítimas antes del 2020, limitándolas o equiparándolas a una SECA,  para establecer unos límites máximos en el contenido de azufre de combustibles marítimos de 0.1%, y aplicar esto en todos los mares de la Comunidad, especialmente en mares cerrados como el Estrecho de Gibraltar y el Mediterráneo, incluyendo los barcos de pasajeros”.

 

Por otra parte, los ecologistas han denunciado de igual modo “el poco control que existe en la Bahía de Algeciras para medir esa contaminación en los buques que fondean en ella. Estos supera esas emisiones incumpliendo el Convenio de Marpol que las regula”.