La primera ‘levantá' de la almadraba tarifeña se saldó con la captura de 151 'bichos'

La primera levantá supera en número a las primeras de Barbate (72) y Conil (30) y constata la recuperación de la especie que podría convertirse en un problema como depredadores de otras especies endémicas como 'los Goraces'. Precupa la afección que a la temporada tenga el alga asiática invasora
IMG_3440
Momento de la izada del copo de tres grandes túnidos/archivo
La primera ‘levantá' de la almadraba tarifeña se saldó con la captura de 151 'bichos'

 

Era cuestión de tiempo, de buen tiempo, que la primera ‘levantá de esta, otra nueva e incertidumbre campaña almadrabera, se constatará tras casi un mes de los trabajos en tierra y el calado de las artes pesqueras que convirtieran en un entramado de redes ese laberinto de época árabe y romana que perdura hasta nuestros días para pescar de manera artesanal (no industrial) el apreciado ‘cerdo del mar’ el Atún Rojo.

 

Y el tiempo, el que deja atrás segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años e incluso siglos, se alienó con este otro tiempo, el climático para permitir que los 50 hombres que forman el equipo de trabajo de la almadraba tarifeña se empleasen a fondo en la jornada del pasado domingo y extrajeran del copo un total de 151 bichos. Eso son, 34 grandes túnidos más con respecto a la primera levantá de la anterior campaña que tuvo lugar el miércoles día 29 de abril del pasado año. Y 78 más que la temporada 2020.

 

Así, dos semanas que lo hiciera la de Conil (30 atunes), y una semana que lo hiciera la de Barbate (62 atunes) lo confirmó el presidente del comité de empresa, Luciano Muriel que el copo estaba ya repleto de grandes atunes con una media de entre los 150 y 200 kilos por cada bicho y la extraordinaria captura, constata que la especie no solo está recuperada, sino que es pródiga e incluso (como ya vienen manifestando voces de expertos marineros) se están convirtiendo en la causa de la desaparición de otras especies autóctonas como 'los goraces' (Besugo de la Pinta o Voraz de Tarifa) de las que son naturales depredadores.

 

Se ha iniciado por tanto una cuenta a tras para esta tradicional forma de pesca hasta que agote las 314,6 toneladas de atún rojo como techo máximo de cuota de capturas asignadas para esta campaña la almadraba tarifeña (a España le corresponde una cuota total de 6.107 toneladas a repartir entre todas las flotas. Unas 1.500 toneladas a repartir entre las cuatro almadrabas gaditanas), que son las mismas que las asignadas la pasada. Una cantidad que las empresas, la marinería y muchos comerciantes confían sea revisada al alza en el 2022.

 

El alga asiática vuelve a cernirse como amenaza

En el horizonte, el deseo de que la campaña se alargue el máximo tiempo posible, la posibilidad de ampliar el número de capturas mediante compra de cuotas extraordinarias, y que la Rugulopterix Okamurae o alga asiática invasora, influya lo menos posible en las labores de esta pesca tradicional de la que comen numerosas familias.

Comentarios