Los pescadores no pueden más, sin voraces y sin poder pescar atunes

Hoy acudirán al Consistorio para exponer al alcalde su precaria situación y no descartan un encierro en las dependencias municipales

Manifestación de los marineros el pasado mes de marzo/S.T.
Manifestación de los marineros el pasado mes de marzo/S.T.
Los pescadores no pueden más, sin voraces y sin poder pescar atunes

 

 

Llevan años señalando la insostenibilidad de un sector que hace menos de 50 años representaba una de las principales fuentes de ingreso y actividad socio-económica del municipio. Pero las restricciones pesqueras, la escasez de especies como el voraz, la prohibición de pescar atunes, a pesar de que la especie no solo se ha recuperado, sino que representa ahora una amenaza como depredadora de peces más pequeños, han sumido a una flota de escaso medio centenar de barco y de la que no obstante dependen económicamente y directamente alrededor de unas 300 familias en una profunda crisis que ya se hace insoportable.

 

Ayer, una representación de la marinería acudió a la Cofradía de Pescadores y volvió a trasladar al patrón mayor y al vicepatrón la delicada situación, y expresaron la necesidad de trasladar a los responsables municipales sus demandas, en el deseo y la necesidad de que estos, trasladen a su vez ante las autoridades pesqueras la insoportable situación y necesidad que atraviesa el sector de la pesca artesanal en la localidad.

 

Los marineros, no pueden más y no se conforman con la promesa de estudiar sus demandas, sino que solicitan una intervención de urgencia. Eso pasa necesariamente por una autorización especial o la concesión de un permiso extraordinario para proceder en la zona del Estrecho a una pesca regulada de atún. El asunto se hace más insoportable, cuando los pequeños barcos están sometidos a prohibiciones expresas de pesca, pero ven como sus vecinos los marroquíes ejercitan la pesca de los túnidos en sus propias caras.

 

Los marineros podrían hoy recrudecer sus demandas e incluso no descartan permanecer encerrados en las dependencias municipales hasta no obtener una respuesta de las autoridades pesqueras.

 

Pasan los meses y se agrava la crisis

Cabe recordar que el pasado mes de marzo, unas 600 personas secundaron la manifestación convocada por la Cofradía de Pescadores de Tarifa para denunciar la crisis y delicada situación económica que atraviesa el sector, y exigir de las administraciones competentes medidas urgentes capaces de mitigar la situación de precariedad social en la que se ve envuelto debido al alarmante descenso de capturas y los impedimentos y restricciones de normas pesqueras.

Desde entonces hasta acá, poco, o nada a cambiado en favor de los intereses de estas familias, más bien todo lo contrario. El patrón Mayor de la Cofradía, Manuel Suárez, explicó ayer a este diario, que “no existe una respuesta contundente y eficaz por parte de las administraciones y las autoridades pesqueras, capaz de dar solución a un grave problema” que se convierte ya en una auténtica emergencia social. “las familias no tienen para comer, y los marineros no quieren ni subvenciones, ni limosnas, lo que quieren es poder pescar”, señala Suárez, que estará hoy junto a los marineros en el Consistorio a partir de las 9:30 horas.

Comentarios