02:28 h. Lunes, 25 de Marzo de 2019

Tarifaaldia

Los vándalos y gamberros, amenazan del patrimonio histórico y el mobiliario urbano

Las acciones de los gamberros se han centrado últimamente en la restauración del ‘Búnker de la Playa Chica y la escalerilla del Miramar

Shus Terán Reyes  |  12 de Diciembre de 2018 (08:26 h.)
Más acciones:

Exterior del búnker objeto de la acción de los vándalos/J.A.P.
Exterior del búnker objeto de la acción de los vándalos/J.A.P.

 

La localidad tiene un rico y variado patrimonio histórico y monumental, que representa un activo para su condición turística, pero ese patrimonio, así como el propio mobiliario urbano representan un objetivo claro y directo de los gamberros, los vándalos y los incívicos que campan a sus anchas amparados en la nocturnidad para destrozar o boicotear las diferentes actuaciones que administraciones y o entidades acometen en la localidad.

 

La Isla de Tarifa y sus vestigios arqueológicos, incluso algunos de los declarados como Bien de Interés Cultural, o el Castillo de Santa Catalina, han sido protagonistas de la actuación de estos desalmados, y ahora el turno le ha llegado al búnker ubicado en el espigón del puerto localizado hacia el exterior justo en la Playa Chica.

 

El búnker que durante años estuvo abandonado a su suerte fue sometido meses atrás a una importante remodelación para su puesta en valor por la que la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras y Tarifa, invirtió 15.365,70 euros.

 

Enmarcado dentro del denominado “Proyecto de Ejecución de Reparación de Paramentos, Rehabilitación de Búnker y Terminación del Nuevo Cerramiento del Contradique del Puerto de Tarifa”, se han llevado a cabo trabajos en su exterior como el recalce con hormigón en masa sobre la escollera del contradique; limpieza de paramentos; eliminación de grafitis; la apertura de huecos de ventanas tapiados; restauración con mortero de reparaciones de los huecos de ventanas deteriorados y la instalación de ventanas con carpintería de PVC y vidrios de seguridad 6+6 mm; o incluso la aplicación de producto antigraffitis. En su interior también se ha actuado acondicionándolo y realizando desde la limpieza y el pintado de sus paramentos hasta completar la instalación eléctrica.

 

Así después de su puesta en valor, solo han bastado 2 meses para que recibiera la visita de los ‘indeseables’ y, los gamberros han destrozado las ventanas, la puerta, y se han colado en su interior echando por tierra una actuación que al margen del coste económico, suponía poder contar con un nuevo espacio singular de pasado histórico.

 

Pero el gamberrismo y los atentados contra el patrimonio en la localidad están a la orden del día y vienen de lejos.  No solo el búnker de la Playa Chica, han recibido la visita de los gamberros, y las aún no inauguradas obras de la nueva y costosa escalerilla de acceso al Miramar, ya ha sufrido la acción de quienes no son capaces de respetar el entorno donde viven.

 

El búnker, es un foco más de las acciones de los desaprensivos, como lo han sido la Isla, Santa Catalina, el Castillo, la Fuete de las Ranitas, las murallas, o vestigios de valor histórico tan importante como las cuevas rupestres.

 

Lo peor no es que los gamberros, estos ‘ciudadanos contra el patrimonio’, suelen salir indemnes de sus fechorías, y claro eso hace que -al margen de dañar el valioso patrimonio monumental tarifeño- las intervenciones y/o actuaciones que tienen que ver con el patrimonio o el mobiliario urbano suele durar fuera del alcance de los vándalos lo que una saliva en una plancha.