El Franquismo no pudo con el Carnaval, ni la pandemia con la ilusión de Adrián López de presentar su libro

El joven licenciado en Historia presentó ayer de la mano de ImagenTa Editorial su trabajo de fin de grado recopilado bajo el título ‘Carnaval de Cádiz: control y censura durante la dictadura franquista’

adrianlibro2
Momento de la presentación del libro de Adrián López/S.T.
El Franquismo no pudo con el Carnaval, ni la pandemia con la ilusión de Adrián López de presentar su libro

 

Pocos, muy pocos podían imaginar que aquella “suspensión definitiva del Carnaval y prohibición absoluta de tales fiestas en Cádiz”, dictaminada por la Orden Ministerial de la Gobernación y firmada por el cuñadísimo del dictador y genocida, Ramón Serrano Suñer, primero los gaditanos las disfrazaran de “fiestas típicas gaditanas” y no solo permanecieran, sino que muy pocos hubieran pensado que los que el Franquismo no pudo interrumpir lo haría 80 años más tarde un maldito virus”. Pero bueno siempre hay recovecos, callejones, como alternativa a la calle de en medio y si no ha habido Carnaval de Calles, diferentes iniciativas nos han recordado que la fiesta de la libertad (que no son las elecciones, sino el Carnaval) continúa a pesar de todo.

 

El libro de Adrián López Guerrero ‘Carnaval de Cádiz: control y censura durante la dictadura franquista’, representa una copla carnavalera en el silencio al que el COVID-19 ha relegado este año al Carnaval. Ayer, esperando que la pandemia lo permitiese, con las estrictas normas aún de distanciamiento y con las mascarillas en lugar de los antifaces, este libro editado por ImagenTa Editorial y que representa del trabajo de final de carrera firmado por el joven graduado en Historia tarifeño que quiso darle forma de libro fue presentado públicamente.

 

La Casa de la Cultura acogió este sencillo acto y el primero en tomar la palabra fue el editor Ildefonso Sena para esgrimir las razones por las que su editorial ha editado este trabajo: Por ser un trabajo de calidad, por ser de un autor joven y por versar del Carnaval de Cádiz”, apuntó Sena Rodríguez quien auguró “no será el último trabajo de Adrián” y anunció además la próxima presentación de una nueva obra bajo su sello editorial “Antonio Martín, las verdades del barquero” que como es fácil de imaginar repasará la vida y obra de uno de los más grandes autores de la copla del Carnaval de Cádiz.

 

Fue Antonio López Rosano, padre de Adrián y carnavalero de pro, el siguiente en intervenir. Y lo hizo mostrando su orgullo de padre, recordando como Adrián fue a nacer en la Tacita de Plata “lo que sin duda ha marcado el arraigo y devenir carnavalero de Adrián con Cádiz y su vínculo por este bendito veneno (carnaval)”. Y a él, le dedicó a capela un pasodoble de aquella chirigota del 85, Los Brutos Secos “Por la Plaza de las Flores con los resplandores de la luz del día………” en el que un padre le explicaba a su hijo por qué salía en Carnaval. Así, de alguna manera pasaba el testigo carnavalero a su hijo ‘el chico’.

 

Adrián López lamentó en tono jocoso “que no le hubiesen hecho una PCR, para evitar intervenir con la mascarilla y las gafas puestas (difícil combinación para leer en público). Tras expresar su agradecimiento tanto al editor, como a su profesor Pepe Marchena de Carrera (autor del Coro de los Niños), el joven historiador señaló que su libro “es un libro sencillo y sin ninguna pretención. Se puede leer en una noche y era pagar una deuda con la ciudad (Cádiz) que me cautivó desde el minuto 1”, apuntó el joven autor quién advirtió: “Esta obra nace del mi Trabajo de Fin de Grado, por lo cual si no entiendes algo no es mi problema, es al Tribunal al que tienes que echarles las culpas que quería un trabajo académico y bastante formal. Yo lo hubiese escrito a mi manera”.

 

En su libro, el autor analiza el proceso que condujo del carnaval a las Fiestas Típicas Gaditanas, los cambios que se introdujeron en la nueva fiesta, incluido un reforzamiento de la censura, así como el objetivo de tales cambios: hacer del carnaval un espectáculo ideológicamente neutro al servicio de la oligarquía gaditana. Pero Adrián López profundiza no solo en la censura franquista sino en la que la propia Iglesia Católica motivadas porque las letrillas de finales del siglo XIX y principio del siglo XX tenían un “claro componente anticlerical y moralmente subversivo” por lo que desde entonces la Iglesia ejerció su s tentáculos antes de la Guerra para combatir la fiesta. Ahora, hoy en Día la que es para López Guerrero, la Fiesta de la Democracia real, “se encuentra con otros y distintos, pero también con cierto rechazo y censura de carácter social” cuando aborda ciertos temas como la religión, el capillismo, la Semana Santa y otros.

 

Adrián López concluyó su intervención antes de comenzar a firmar ejemplares de su libro, subrayando que con “él, no he querido ofender a nadie, solo ofrecer la visión de una época”, y apuntó que su publicación “quizás ha servido para quitarnos esa espinita de habernos quedado este año sin carnaval”, concluyó.

Comentarios