El BOJA publica el procedimiento para la inscripción del yacimiento de Mellaria dentro del Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz

Enclavada en ensenada de Valdevaqueros el procedimiento iniciado urge a actuar de en la adopción de medidas de protección y conservación de una zona sometida desde hace años a “una fuerte presión humana”. Incluso podría alterar los actuales usos empresariales del restaurante BiBo y limita todo el desarrollo urbanístico futuro del entorno

restos2
Restos arqueológicos de Mellaria en plena ensenada de Valdevaqueros/Shus Terán
El BOJA publica el procedimiento para la inscripción del yacimiento de Mellaria dentro del Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz

 

El BOJA de hoy martes 15 de diciembre publica dentro de “otras disposiciones” relativas a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, la “Resolución de 3 de diciembre de 2020, de la Dirección General de Patrimonio Histórico y Documental, por la que se incoa el procedimiento para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como Bien de Interés Cultural, con la tipología de Zona Arqueológica, del yacimiento denominado Mellaria, en Tarifa (Cádiz)”.

 

Se trata del inicio de un expediente de protección del enclave arqueológico que según los estudios y sondeos realizados sobre el terreno subrayan que “la importancia del yacimiento radica en la ubicación en el mismo de una factoría de salazones de época romana con posibles antecedentes en momentos protohistóricos (siglos V y IV a.n.e.) puestos en relación tradicionalmente con la ciudad púnico-romana de Mellaria, ampliamente citada por los historiadores romanos así como por la historiografía española de finales del siglo XIX y comienzos del XX. Aunque el topónimo Mellaria se viene aplicando habitualmente a los restos constructivos visibles y depósitos situados en esta zona, el emplazamiento exacto de la ciudad aún resulta desconocido”.

 

La importancia cultural, histórica y arqueológica de Mellaria se ha puesto de manifiesto a través de las prospecciones geoarqueológica con sondeos, realizada por la Delegación de Cultura en Cádiz en el año 1984, así como la Prospección Arqueológica Superficial con sondeos en el litoral gaditano: de Tarifa a Punta Camarinal (Cádiz), durante la campaña de 1986, que permitieron evaluar la importancia del yacimiento, así como conocer su extensión. Recientes trabajos de arqueología preventiva, autorizados por la Delegación Territorial de Cultura en Cádiz en junio de 2017 y que se están ejecutando en la actualidad, confirmarían la delimitación del yacimiento mediante prospección superficial y sondeos.

 

Una considerable parte del yacimiento se ubica cerca del litoral marítimo, por lo que su erosión natural es más que visible y patente. Esto, unido a la idiosincrasia generada por la naturaleza del lugar al tratarse de un área turística de playas en auge, han provocado el progresivo deterioro de los vestigios observables en superficie. Durante los meses estivales durante décadas, el lugar fue sometido a una fuerte presión por la acción humana usándose los terrenos donde se ubica el yacimiento, de titularidad privada, como zona de acampada y aparcamiento de autocaravanas. Con la apertura del restaurante Bibo, se puso fin al caos de estacionamiento y la propia Junta condicionó la apertura del local empresarial a la adopción de medidas concretas de protección del entorno arqueológico más visible.

 

Con la inclusión ahora en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz de todo el entorno se considera imprescindible adoptar las medidas de protección administrativa que posibiliten la protección y conservación de dicho yacimiento. En tal sentido la publicación en Boja del inicio del expediente implica “hacer saber a las personas propietarias, titulares de derechos y simples poseedores de los bienes, que tienen el deber de conservarlos, mantenerlos y custodiarlos, de manera que se garantice la salvaguarda de sus valores. Asimismo, deberán permitir su inspección por las personas y órganos competentes de la Junta de Andalucía, así como su estudio por las personas investigadoras acreditadas por la misma”.

 

De igual forma el procedimiento obliga al Ayuntamiento de Tarifa a “la suspensión de las actuaciones que se estén desarrollando y de las licencias municipales de parcelación, edificación o demolición en las zonas afectadas, así como de los efectos de las ya otorgadas, hasta que se obtenga la autorización de la Consejería competente en materia de Patrimonio Histórico”, un ordenamiento y disposición que podría alterar el propio futuro del que se ha convertido en un popular restaurante del prestigioso chef García .

 

 

 

 

 

Un valioso patrimonio arqueológico

 

La Zona Arqueológica de Mellaria se encuentra ubicada en la ensenada de Valdevaqueros, al margen oeste de la desembocadura del Arroyo del Valle, y a escasos metros de la línea costera litoral que, además, le sirve de límite por el sur.

 

El área a proteger se encuentra enclavada en un pequeño istmo que delimita la ensenada formada en la desembocadura del río y que se corresponde con un estuario natural. Este lugar fue visitado por P. Paris y G.E. Bonsor, quienes a comienzos del siglo XX destacaron la presencia de muros de sillería y piletas de salazones de pescados.

 

El yacimiento arqueológico se caracteriza por presentar un abanico cronológico en torno al siglo II a.n.e. y el siglo VII. Destacan un importante conjunto de estructuras emergentes diseminadas por toda el área delimitada, siendo más evidentes al oeste del yacimiento, junto a la playa y en paralelo a la línea de la costa, donde a simple vista pueden apreciarse un interesante conjunto de piletas de salazón que, debido a la acción antrópica y del mar, ha perdido la mayoría del revestimiento de opus signinum.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad