El arcoíris del ‘Barriomorá’ se queda sin colores. Ha muerto Blanca Orozco

La reconocida pintora algecireña ha muerto hoy a los 43 años de edad. Su cuerpo será velado en el Tanatorio de la Cuesta del Rayo en Algeciras a partir de las 18 horas de hoy y habrá responso religioso mañana a la una de la tarde en la Iglesia de Nuestra Señora de La Palma.

Blancacuadro
Blanca Orozco pintando en directo para un evento cultural/S.T.
El arcoíris del ‘Barriomorá’ se queda sin colores. Ha muerto Blanca Orozco

 

La pintora algecireña Blanca Orozco de 43 años de edad ha fallecido a primeras horas de esta tarde tras una dura lucha con el cáncer.

En una de sus últimas muestras, Orozco expuso en la sala AlCultura su visión de la primavera, cuadros rebosantes de exquisitez y belleza. De igual modo, la joven pero prolífica pintora iba a clausurar su exposición “PEDES IN TERRA AD SIDERA VISUS” (con los pies en la tierra y la mirada en el cielo”), pero las autoridades y responsables del espacio museístico determinaron que las obras de Orozco permanecieran un mes más entre las milenarias piedras de Baelo y de ahí viajará al Museo Arqueológico de Itálica en Sevilla al finalizar el mes de enero.

La propia pintora celebraba esta ampliación de la exposición de su obra hace apenas unas semanas. “Encantada con las nuevas noticias, con el Consejero de Cultura Miguel Angel , con Daniel Moreno y Jose Luis Acedo, a los que agradezco su interés y cariño. Muchas gracias a todo el personal de Baelo Claudia, para mi casi otra familia. Muchas gracias a todos los que me acompañáis cada día y ayudáis a que las batallas sean mucho más fáciles de pelear, en especial a mi amiga Gloria Sánchez Masallá.”, señalaba entonces la joven pintora, que en los últimos años ha sido todo un revulsivo para la vida artística del municipio tarifeño donde se asentó y donde abrió desde una celebrada y dinámica galería de arte en el ‘Barriomorá’, hasta una tienda. De igual modo, formó parte activa de eventos y actividades culturales, como ‘La Noche en Blanco’ así como se prestó a dejar su sello artístico en el FCAT, o la propia Ruta del Ibérico.

 

Luchadora incansable manifestaba hace pocos días una frase tristemente profética “Nadie sabe cuándo nos iremos de este mundo, lo que sí sé es que quiero irme con la misma sonrisa y, a ser posible, pintando”. Hoy sus ojos se han cerrado en busca de otra luz, otros paisajes, emprendiendo un viaje con una mochila repleta de colores y buenos presagios con los que contagiaba a todos los que hemos tenido la suerte de conocerla. D.E.P. amiga.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad