La necesidad sanitaria general confisca los EPI destinados a servicios municipales reduciendo su atención

Ante la carencia general de los Equipos de Protección Individual se ha limitado la capacidad operativa de la Policía Local y los trabajadores de Ayuda a domicilio han cesado la actividad atendiendo a los usuarios vía telefónica. 

Servicio sanitario y policial en el puerto, ataviados con EPI/ Imagen de archivo S.T.
Servicio sanitario y policial en el puerto, ataviados con EPI/ Imagen de archivo S.T.
La necesidad sanitaria general confisca los EPI destinados a servicios municipales reduciendo su atención

 

En las últimas horas no han sido pocas las personas que de manera personal o en representación de distintos colectivos han acudido a este diario para mostrar sus quejas y dudas ante la falta de Equipo de Protección Individual, EPI, (mascarillas, guantes, monos de protección epidemiológicos, geles desinfectantes, gafas de protección) con la que se encuentran colectivos o unidades como agentes de la Policía Local, o trabajadoras de ayuda a domicilio

 

La causa es muy simple, existe una carencia global, no solo en el territorio nacional, sino en otros países donde este material de protección y quirúrgico se elaboran, eso ha hecho que se restrinja su uso y reparto a aquellos trabajadores municipales o públicos que se expongan al riesgo de contagio y ha afectado a la operatividad de servicios públicos y asistenciales como el de los agentes de la Policía Local o las trabajadoras de Ayuda a Domicilio.

 

Así y a pesar que en ambos casos, en el primero se trata de trabajadores de Baja probabilidad de exposición y el segundo Exposición de bajo riesgo, se han establecido la utilización de EPI de diferentes características, la carencia de estos equipos debido a que el Estado los ha confiscado en favor del personal calificado en Exposición de Alto Riesgo, es decir, sanitarios y personal médico que trata directamente con pacientes contagiados o con posible contagio, se ha modificado las asistencias.

Así desde la propia Jefatura, se ha dado órdenes a sus agentes, de no intervenir de manera directa en la labor asistenciales de posibilidad de contagio, sino limitarse a dar cobertura y protección a las intervenciones de aquellos trabajadores que sí se encuentren dentro de la exposición alta.

 

Por su parte, las trabajadoras de Ayuda a Domicilio no podrán ofrecer sus habituales asistencias hasta que se facilite los EPI. Mientras tanto están ofreciendo a sus usuarios y pacientes, asistencia telefónica para mostrarles cercanías y facilitarles información sobre los teléfonos a los que deben de acudir en caso de cualquier necesidad mayor”.

 

Ante cierta incertidumbre en torno a las labores y forma de desarrollar sus trabajos diferentes colectivos, creemos necesario trasladar a la información pública detalles sobre la Alerta Sanitaria, tales como que en base al Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo, de manera que no se interrumpan la prestación de los servicios públicos esenciales conforme a lo dispuesto en el artículo 21 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, dentro de las medidas implementada se ha establecido tres niveles de exposición que son los siguientes:

 

Exposición de riesgo: aquellas situaciones laborales en las que se puede producir un contacto estrecho con un caso probable o confirmado de infección por el SARS-CoV-2 sintomático.

Exposición de bajo riesgo: aquellas situaciones laborales en las que la relación que se pueda tener con un caso probable o confirmado no incluye contacto estrecho.

Baja probabilidad de exposición: trabajadores que no tienen atención directa al público o, si la tienen, se produce a una distancia social de más de 2 metros, o disponen de medidas de protección colectiva que evitan el contacto (mampara de cristal, medios barrera o similar).

 

Atendiendo a estos tres niveles establecidos por el Estado en la Alerta Sanitaria, podemos comprobar que en el primer supuesto, es decir Exposición de Alto Riesgo, con ‘contacto estrecho’ estarían: Cualquier trabajador que proporciona cuidados a un caso probable o confirmado sintomático como trabajadores sanitarios u otros trabajadores que vayan a tener otro tipo de contacto físico similar; Cualquier trabajador que esté en el mismo lugar que un caso probable o confirmado sintomático, a una distancia menor de 2 metros (ej. visitas, reuniones/viajes de trabajo); y los miembros de las tripulaciones que atienden a pasajeros sintomáticos que vuelven de una zona de riesgo. Los trabajadores sanitarios podemos.

 

Se encuentran dentro de la denominación de Exposición de bajo riesgo, aquellos trabajadores que no tienen atención directa al público o si la tienen, se produce a más de 2 metros de distancia, o disponen de medidas de protección colectiva que evitan el contacto (mampara de cristal o similar). Son los casos de personal sanitario que no tiene contacto estrecho, como celadores, camilleros, trabajadores de ayuda a domicilio de contactos sintomáticos. En cualquier caso, el trabajo de estos empleados se desarrolla “equipado con mascarillas, guantes y batas desechables” con el fin de que dicho personal no actúe como vector. Es decir que pueda transportar el virus y contagiar a las usuarias y usuarios.

  

Por último y son considerados trabajadores de ‘baja probabilidad de exposición’ aquellos trabajadores sin atención directas o expuestos a más de dos metros de distancias con medidas de protección colectivas como: Personal Administrativo, técnicos de transportes sanitarios sin contacto directo con el paciente, conductores de transporte público, personal de seguridad, Policías, Guardias Civiles, Personal Aduanero, Bomberos y Personal de Salvamento.

 

 

Desde el Consistorio se ha apuntado a que en las últimas horas se ha instado al Gobierno a través del delegado en la comarca a facilitar en cuanto haya disponibilidad de ello los EPI, que garanticen una mayor cobertura policial, y algo tan fundamental como la atención a una población de riesgo que tiene en la Ayuda a Domicilio, no solo una labor asistencial, sino humanitaria, ya que muchos de estos usuarios, viven solos y tienen en sus cuidadores a las personas de mayor cercanía.

 

Con todo, desde el Comité Técnico de Seguimiento del Coronavirus, se llama a la tranquilidad, y se insiste en que a pesar de las restricciones que plantean en algunos servicios municipales la falta de EPI, se garantiza por otro lado la seguridad en el trabajo tanto de trabajadores como de usuarios y población en general. De hecho, se ha querido insistir, en que el Consistorio, cuando aún el Gobierno de la Nación no había decretado la Alarma Sanitaria se estaba trabajando en la implantación de medidas y protocolos para garantizar el bienestar y seguridad de toda la población.

 

 

Comentarios