21:32 h. Martes, 16 de Octubre de 2018

Actualidad

EXCLUSIVA

Una joven bióloga descubre una innovadora técnica para recuperar un coral de la Isla en peligro de extinción

Shus Terán Reyes  |  25 de Octubre de 2017 (12:32 h.)
Más acciones:

A la derecha de la imagen, Marina Placios autora del proyecto, junto a la directora conservadora del Parque Natural/ S.T.
A la derecha de la imagen, Marina Placios autora del proyecto, junto a la directora conservadora del Parque Natural/ S.T.

 

La joven bióloga, Marina Palacios ha elaborado un innovador sistema para la recuperación del Astroides Calycularis, más conocido como coral naranja, que por la acción del hombre y falta de regulación de las actividades que realiza en el entorno de la Isla de Tarifa está sufriendo una degradación a pasos agigantados. La recuperación del arrecife de coral naranja se ha centrado en una zona de la parte Este de la Isla, la cual está fuera de los límites del Parque Natural del Estrecho. Algo que ha contribuido en gran parte a un impacto que pone en peligro a la colonia.

 

Como medida amortiguadora del impacto, se propone este proyecto, cuyo objetivo principal es conservar las poblaciones de coral naranja estudiando la viabilidad de restauración del arrecife, mediante técnicas de repoblación de corales.

 

Debido a la heterogeneidad de la pared, se han estudiado varios parámetros como; la geomorfología de la pared, la hidrodinámica incidente en ésta y la distribución batimétrica del coral naranja; los cuales servirán de ayuda a la hora de determinar el lugar de crecimiento óptimo de las colonias repobladas.

 

Marina Palacios ha ideado una técnica que se antoja especialmente acertada para salvaguardar una colonia de una especie natural especialmente vulnerable. Así, el método de repoblación es instalar de nuevo en la pared las colonias que han sido desprendidas (fragmentos de coral vivo) y que una vez en el fondo, acaban muriendo. Para ello se utiliza una ‘resina epoxi’, es decir, una resina sintética de dos componentes y cuya utilización es inocua para la especie y el entorno marino. Con ellas se fija el coral desprendido y en apenas tres días las colonias se regeneran.

 

Los beneficios de este proyecto son varios, entre los cuales se pueden mencionar los siguientes: incremento en la cobertura de tejido vivo, posible incremento de larvas de coral en la temporada de reproducción debido a la mayor cantidad de colonias de coral, recuperación acelerada de los microhábitats para diferentes especies que viven en el arrecife, rehabilitación de áreas utilizadas por el turismo, recuperación de la biodiversidad y calidad del arrecife, entre otras.

 

Desde la Dirección del Parque Natural del Estrecho se ha valorado positivamente este estudio que viene a proteger una especie natural amenazada y que es además uno de los máximos generadores de CO2 o Dióxido de Carbono, vital para la vida en la Tierra.

 

La directora conservadora del Parque Natural, Maru San Emeterio  precisó que la causa que afecta al coral naranja tiene que ver más con el buceo de personas inexpertas que con la actividad submarina profesional y regulada, que se convierte más en un aliado del entorno submarino que en un problema.

 

Constatado el resultado y viabilidad de esta nueva técnica de recuperación, la idea es la de realización de un programa de repoblación de las colonias. De igual modo se plantea la celebración de unas jornadas explicativas y con el deseo de implicar a buceadores y persona sensibilizadas así como a profesionales del cuidado del entorno natural, desarrollar una limpieza de fondos y de playas.