08:08 h. Lunes, 19 de agosto de 2019

El gobierno de Gil gastó más de 5.200 euros en una comida-recepción de Feria

Mientras proclamaba austeridad económica, Gil gastó -pero no pagó- un catering por todo lo alto para más de 150 personas, la mayoría cargos institucionales y orgánicos de su mismo color político (PP) que disfrazó como la ‘comida a la prensa’ -que no congregaba a más de treinta personas- y que se convirtió en un acto propagandístico de su gestión

Shus Terán Reyes  |  20 de enero de 2016 (07:38 h.)
Más acciones:

 

 

 

El gobierno popular presidido por Juan Andrés Gil García, gastó en la última edición de la Feria de septiembre la cantidad de 5.227´20 euros en una recepción a políticos del PP, con Teófila Martínez, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz y el subdelegado del Gobierno en la provincia, Javier de Torre entre sus invitados más ilustres y que quiso disfrazar como el tradicional ‘almuerzo a la prensa’.

 

Este diario ha tenido acceso a la factura del almuerzo ofrecido por el Consistorio a las autoridades y a medios de comunicación celebrada el viernes de feria, día 11 de septiembre pasado y que se convirtió en un acto de propaganda de gestión al que acudieron además de las personalidades señaladas, los alcaldes de Algeciras y Los Barrios, José Ignacio Landaluce, y Jorge Romero, respectivamente; diferentes concejales de los municipios de la comarca (entre ellos algunos de la oposición de Tarifa), además, del Gobernador Militar del Campo de Gibraltar, Fernando Caballero, y el coronel de la Comandancia de Algeciras, Jesús Núñez.

 

El ágape ofrecido en la caseta ‘Amigos del Caballo’ fue por todo lo alto. Se preparó un almuerzo para más de 150 personas, incluidas las autoridades, chóferes, y personal de seguridad de las autoridades, representantes de medios de comunicación, y demás invitados, que obligó a reforzar el propio servicio de camareros de la caseta con personal extra. Entre las viandas, los mejores productos y de mayor calidad como langostinos, cigalas, jamón, queso. Según ha podido conocer este diario de fuente de los organizadores de catering, el mismo fue contratado personalmente por el entonces alcalde, Juan Andrés Gil con la consigna de reservar todo el porche de la caseta para la recepción y que “no faltará de nada”.

 

Aunque en su convocatoria oficial enviada por el Consistorio se apuntaba a que se realizaría una comparecencia ante los medios de comunicación presentes en el acto con el objetivo de compartir impresiones y valorar el transcurso de la semana festiva, fue aprovechado por el Partido Popular para anunciar inversiones en el puerto y el desdoble de la N-340 y por el entonces gobierno local convertirlo en un “balance del verano” y de publicidad de gestión del equipo de gobierno que el tripartito ha mandado a la oposición bajo la justificación de “colapso y riesgo de quiebra económica”, que los populares se esmeraron en negar. Por el contrario, en una nota enviado entonces, tanto el ex alcalde Juan Andrés Gil como la ex edil de Hacienda y adjunta a la portavocía de los populares, la linense Inmaculada Olivero apuntaban al “buen funcionamiento de la economía del Consistorio (…) bajo los criterios de austeridad, prudencia, contención del gasto público y pago puntual a los proveedores”.

 

Los actuales gobernantes ya advirtieron que lejos de propiciar la contención del gasto, la tendencia del anterior equipo de gobierno era “el derroche” y este diario ha podido conocer que en el área de Hacienda, están apareciendo facturas de grueso calibre económico por gastos que muchos de los ediles han tachado de superfluos y en cualquier caso innecesarios.  

 

Tal es el caso de la factura reclamada en días pasados por el responsable de la restauración de la caseta donde se llevó a cabo la ‘recepción oficial’, y que el Consistorio denominó ‘comida de la prensa y autoridades’. Un evento hasta la fecha inexistente, y mucho menos afrontado desde las arcas municipales. Y es que tradicionalmente las comidas ofrecidas a la prensa corrían por cuenta de la caseta o el encargado de la restauración de la misma, a la que el Consistorio ofrecía esa posibilidad o se brindaban a ello con el consiguiente ahorro a las arcas municipales. Además, solían congregar a no más de una treintena de personas. En la última edición no solo no fue así, sino que se convirtió en una recepción a -sobre todo cargos institucionales y orgánicos del Partido Popular- a costa de erario público y con notables ausencia tanto de políticos y autoridades de otro color político, como de medios de comunicación.

 

Ante el volumen de la factura el empresario -afectado por el impago- al término de la Feria solicitó información sobre la forma de cobro, siéndole comunicadodesde el Consistorio que se realizaría a través de un sistema de ‘factura electrónica’ en un periodo no superior a 60 días. Sin embargo los meses fueron pasando y tras el relevo del gobierno local, y ante el impago de la misma, el empresario acudió al Consistorio a conocer cuándo le pagarían la deuda, lo que ha propiciado el conocimiento de la misma por parte de los nuevos gobernantes que preguntados por el asunto, reconocían ayer su existencia.

 

El alcalde Francisco Ruiz, apuntó a que tanto esa factura, como otras que han aparecido, deberán de pasar por el pleno para un reconocimiento extrajudicial de crédito y propiciar su solución. Ruiz Giráldez entiende que “no es culpa de los proveedores, pero sí una muestra más del despilfarro y gasto desmesurado de la era Gil, que implica el que tengamos que hacer una rigurosa contención del gasto público”. Además, el alcalde ha expresado su temor porque sigan apareciendo facturas de este tipo.