Familias del alumnado de Primaria del Guzmán contrarias a que se compartan clases con el alumnado Educación de Adultos

Desde la propia Sección de Educación Permanente de Educación de Adultos solicitan que se consoliden unas nuevas instalaciones donde desarrollar su formación sin inclusión en otros centros

Familias del alumnado de Primaria del Guzmán contrarias a que se compartan clases con el alumnado Educación de Adultos

La incursión de la COVID-19 en nuestras vidas, hacía prever que el inicio del nuevo curso escolar, 2021-20 sería cualquier cosa, menos normal y tranquilo como así lo constata las últimas informaciones, y conflictos surgidos en loas diferentes centros de enseñanza como en el colegio rural de Bolonia, donde -aunque en vía de solución- aún no se han instalado los nuevos módulos que tienen que dar cabida a la totalidad del alumnado. También algunos sindicatos han denunciado la falta de recursos humanos en el CEIP Virgen del Sol. Y el último episodio tiene al CEIP Guzmán el Bueno y la Educación de Adultos su epicentro.

 

El conflicto surge cuando desde la Consejería de Educación de la Junta se adopta la medida (por la COVID-19) de trasladar a parte del alumnado del SEPER a otras instalaciones eligiéndose para ello tres aulas (la 124, 125 y 126) del CEIP Guzmán el Bueno y el propio Consejo Escolar del colegio decano del municipio no ve con buenos ojos la utilización conjunta de las tres clases, que por las mañanas acogerían al alumnado de 5º y 6º curso de Primaria y por la tarde a parte de las más de las 300 personas que conforman el alumnado de Educación de Adultos. Todo ello, y a pesar que desde el SEPER, siempre se ha solicitado un lugar alternativo y capaz de satisfacer las necesidades educativas de este alumnado singular.

 

Según explican las familias del alumnado del CEIP Guzmán, la utilización conjunta de las aulas hace estallar las aulas burbuja. Apuntan las familias del alumnado de Primaria que “el enfado de las familias es importante ya que los alumnos están asumiendo normas de salud e higiene muy estrictas e incluso la prohibición de entrada de padres y madres al centro como para que por la tarde entren al centro adultos extraños a sentarse y utilizar las mesas y sillas que tienen marcadas con su nombre. Además del uso de las aulas también está el problema que próximamente sobrevendrá que es el horario. En octubre comenzarán las clases de apoyo y refuerzo de los alumnos de primaria coincidiendo en zonas comunes, pasillos y aulas”.

 

Las madres y padres del alumnado de Primaria consideran que el uso compartido de las aulas, por más protocolos sanitarios que se establezcan “es un riesgo para la salud de los menores y también la de los adultos. Aunque se ponga una limpiadora más consideran que no es procedente mezclar estos dos grupos claramente diferenciados y que se corre un riego importante si está situación no se soluciona con un simple cambio de ubicación ya que hay posibilidades. La delegación no da su brazo a torcer y no está velando por la seguridad, Salud y bienestar de los menores.”

A la Jefatura del SEPER Tarifa, no le ha caído demasiado bien las quejas de estas familias, y señala que al margen de las comprensibles dudas e incertidumbre de las familias, existe un sesgo “intransigente la comunidad educativa del CEIP Guzmán el Bueno”. Apunta el jefe de estudio del SEPER Tarifa, Antonio Vegara que “desde el 6 de julio de 2020, cuando la concejal de Educación del Ayuntamiento de Tarifa, nos comunicó que el Consejo Escolar del CEIP Guzmán el Bueno solicitó “cambien la ubicación educación de adultos a otras instalaciones.” hemos trabajado en la Sección de Educación Permanente Tarifa por encontrar la solución mejor para todas las partes. El mismo 7 de julio se solicitó por parte de la Dirección de la SEPER Tarifa al Delegado Territorial el amparo para garantizar nuestro derecho a ejercer la Educación Permanente y a la libertad de actuación, no siendo sometido nuestro Centro a la exclusión por arbitrariedades discriminatorias, a la vez que se iniciaban gestiones con el Director del IES Almadraba y el Ayuntamiento de Tarifa para encontrar una ubicación alternativa” y evitar así que surgiese el conflicto que finalmente ha surgido.

 

En tal sentido, Antonio Vegara insiste que en el Instituto Almadraba existe un edificio “que sería ideal para atender las necesidades educativas del singular alumnado agrupándolos además en su totalidad. Sin embargo, denuncia el docente, que y “a pesar que es la Dirección del IES, el órgano de gobierno competente para autorizar el uso, El director del instituto recibió orden verbal de la inspectora de referencia de no dejar usar las instalaciones”.

 

Las familias del alumnado del Guzmán el Bueno también confirman de igual modo que en el consejo escolar municipal se abordó el tema y “el instituto se ofreció para que los adultos fueran a sus aulas por la tarde”, sin embargo, “tanto la delegación territorial de Educación, como la Inspección Educativa han denegado el traslado al IES Almadraba”.

 

Las familias habían determinado no llevar a sus hijos hoy a clase, si tal como ocurrió en la tarde de ayer, el alumnado de Adultos iniciaba sus clases en las aulas del colegio. Pero finalmente no han adoptado la medida “como un gesto de buena voluntad” entendiendo que las administraciones con competencias van a garantizar e intensificar las medidas de higiene en las aulas afectadas.

 

Por su parte desde el SEPER se enumera un estricto protocolo de actuaciones para garantizar la máxima higiene y seguridad sanitaria, de todos los alumnos sean de los cursos que sean. Medidas que pasan entre otras: el uso de los servicios de la primera planta, tanto para mujeres como hombres; llevar un registro de dónde se sienta cada alumno/a, obligando a mantener ese mismo lugar para todo el curso, para el rastreo de la sanitaria de enlace covid-19 Salud; el alumnado adulto no esperará dentro del edificio, cada alumno llevará su propio material de protección y desinfección covid-19.

 

También se conoce que las limpiadoras asignadas por el Ayuntamiento tendrán limpias y desinfectadas las aulas al inicio de la jornada, realizando una nueva desinfección en los intercambios de clase y al finalizar la jornada. De igual modo, se prestará especial atención en la desinfección del pasamano de la escalera de acceso a la planta donde se ubican las tres aulas asignadas.

 

Antonio Vegara zanja en asunto señalando que “entendemos que todas las garantías de seguridad se llevan a cabo, confiando en la profesionalidad de los docentes al cargo, así como en el alumnado adulto, que en su mayoría ya recibió carestía formativa en otros tiempos”.

Comentarios