Tarifaaldia

Ecologistas denuncian la celebración de un concierto en el Bibo Tarifa

La Gerencia asegura que solo hubo dos DJ amenizando la zona Chill-Out. Agaden-Ecologistas en Acción recuerda que dentro de los condicionantes establecidos por la Junta de Andalucía para la vía libre al proyecto hostelero implicaba la prohibición tácita de conciertos en el lugar que es parque natural

Zona Chill-Out del BiBo durante la presentación del mundial de Kite/S.T.
Zona Chill-Out del BiBo durante la presentación del mundial de Kite/S.T.
Ecologistas denuncian la celebración de un concierto en el Bibo Tarifa

 

 

Los ecologistas de diferentes grupos, así como otras plataformas han sido siempre contrarios a la consolidación del proyecto Chiringuitos Casas de Porros’ que integran el restaurante del prestigioso y mediático cocinero Dani García, ‘BiBo Beach House’.

Siempre han mantenido que el proyecto (la que han denunciado ante varias administraciones y estamentos) que el mismo necesitaba Evaluación de Impacto Ambiental al encontrarse dentro de la Red Natura 2000”. La Junta de Andalucía por su parte, siempre ha defendido que los informes favorables solicitados por el Ayuntamiento a la Junta de Andalucía, Medio Ambiente y Cultura, satisficieron las demandas de la propia Dirección del parque, el Ayuntamiento de Tarifa, la Junta de Andalucía y la Universidad de Cádiz (UCA). Además, se defendió y se defiende que el proyecto que garantizará la ordenación de la zona después de una “insoportable degradación a la que se pondrá orden y mejorará el entorno” cuenta además con el apoyo de asociaciones de vecinos y camping de la zona consultadas al respecto. De igual modo, apuntó y estableció una serie de condicionantes de “obligado cumplimiento” para permitir la actividad comercial del proyecto cuya punta de lanza, el propio Chiringuito estaría asistido por una escuela náutica y un aula medioambiental.

Uno de estos condicionantes el que atañe a la autorización de la actividad comercial, en concreto en su punto número 11 señala literalmente “No estará permitida la realización de conciertos musicales en el establecimiento. En caso de celebrarse algún evento (deportivo o similar) en la zona para el cual se prevea la utilización de megafonía, amenización musical, etc. en las instalaciones, dicha actuación deberá ser solicitada previamente”. A raíz de la celebración el pasado domingo 28 de julio a las 18 horas de un concierto en el Bibo, y en base a este condicionante, el grupo Agaden-Ecologistas en Acción ha puesto el hecho en conocimiento de la dirección del Parque Natural del Estrecho y Ayuntamiento de Tarifa y solicitan “que realicen una investigación al respecto sobre si se celebró este concierto y la futura programación musical de este y otros chiringuitos para el verano. Ya que entienden que este concierto y su programación musical, incumplen totalmente las condiciones particulares de la autorización” para la actividad comercial.

De hecho, los ecologistas van más lejos y señalan que “una vez más estamos comprobando, como BIBO no viene a respetar el medio ambiente ni a solucionar problemas ambientales, sino a crearlos”. Y es que Agaden señala que “este tipo de actividades suponen un impacto a sus valores naturales, ambientales, paisajísticos, faunísticos, contaminación acústica...con una serie de actividades que nada tienen que ver con el objetivo y uso de su declaración como Parque Natural, incluido todo ello dentro de la Reserva de la Biosfera, como zona ZEPA (zona de especial protección de aves). Red Natura 2000”.

Los ecologistas lamentan que el concierto del Bibo “no es un evento o actividad musical aislada y estas actividades tipo musical como macro conciertos dentro de los límites del paraje o parque, están alterando considerablemente los valores naturales del mismo y están ocasionando una gran contaminación acústica, de residuos sólidos, peligro de incendios, no salidas de emergencias ante la gran acumulación de personas y vehículos”.

Los ecologistas lamentan y advierten que “esta situación es cada vez más alarmante y por parte de las autoridades con competencia: Delegación Provincial de Pesca, Agricultura y Desarrollo Sostenible, Parque Natural y Ayuntamiento de Tarifa, no se está actuando con la celeridad, rapidez y urgencia que requiere el tema”.

AGADEN- Ecologistas en Acción recuerdan que “ya el año pasado se efectuaron varios eventos contrarios totalmente a la normativa ambiental y que fueron denunciados. Al comprobar que este verano las programaciones de muchos chiringuitos que están dentro del Parque Natural o Paraje, siguen con sus grandes eventos que nada tiene que ver con los servicios que debe prestar un chiringuito de playa, nos vamos a dirigir a las autoridades con competencia, más SEPRONA y Policía Autonómica para que se le haga un seguimiento, y se prohíban estos eventos dentro de los espacios naturales protegidos”.

 

 

Desde el chiringuito se niega la celebración de concierto, y lo reducen a música chill-out de dos dj amenizando la terraza

Desde la Gerencia del proyecto se señala que no “no ha habido ningún concierto”, y apunta a que lo único que hubo el domingo fueron dos DJ. que amenizaron la zona chill-out. Nos molesta que mientras numerosos chiringuitos que están próximos a nosotros llevan todo el verano realizando auténticos conciertos, solo se fijan en dos DJ. que llevamos el Domingo.

Los responsables del BiBo lamentan que contra este proyecto ha surgido una cruzada desde el principio de su puesta en marcha.

 

 

La Postilla

La denuncia de los ecologistas no es nada nueva, y durante todo el verano, desde hace más de dos décadas, se suceden los conciertos y música en directo en todos y cada uno de los chiringuitos enclavados en el entorno litoral.

Lo cierto es, que las diferentes localizaciones de los más de 13 chiringuitos, no tienen las mismas características ni condicionantes, ya que no es lo mismo estar enclavado en la playa Urbana de Los Lances, que estarlo en el paraje natural, parque natural o la Red Natural 2000. No tiene las mismas connotaciones, ni incidencia un concierto en la zona urbana que en una zona donde anidan especies protegidas.

Desde este diario se ha defendido siempre, que los chiringuitos tienen que ser por encima de cualquier otro proyecto, ni restaurantes de lujos, ni discotecas, sino establecimientos de apoyo a playas y de lo contrario deberían de estar fuera todos del Dominio Público Marino-terrestre. De igual forma se ha defendido que si su construcción y actividad se ajustan a la legalidad y los informes favorables pertinentes, poco hay que objetar. En este caso además la puesta en marcha de este proyecto impepinablemente ha puesto orden al descontrol y caos de vehículos campando a sus anchas. También hemos defendido en base a esa legalidad el necesario y escrupuloso cumplimiento de los condicionantes impuestos para garantizar que la actividad comercial no esté reñida con la protección medioambiental de todo el entorno.

Los ecologistas denuncian, la gerencia niega los hechos, alguien con autoridad e independencia tendrá que dar las pertinentes aclaraciones.

Comentarios