Día de la Luz, día grande en Tarifa

Miles de personas participaron hoy de la festividad de la Patrona en una feria sin feria, en un día del caballo que rebosó familia en el día de las Mariluces
diacaballo21-4
Jinetes y enferiados disfrutando hoy del día de la Patrona y el día del Caballo/Shus Terán
Día de la Luz, día grande en Tarifa

Cuando nos relajamos ante la COVID-19, mientras los peques y toda la comunidad educativa queda relegada a la esclavitud de normas que tras pasar el dintel del colegio acaban, Tarifa vivió un día grande. Festividad de la Virgen de la Luz y por ende el santo de miles de Mariluces y cumpleaños de la mejor.

 

Se tenía ganas y este año, como así lo permiten los índices oficiales de la pandemia, había que celebrarlo (dos años sin feria son muchos años para Tarifa) así que… allí que en cuanto el sol del poniente dio la señal, miles de tarifeños se ‘bajaron al pueblo’ engalanado austero, pero resultonamente decorado para celebrar tan señalado día tarifeño.

 

Repicar de campanas antes del Ángelus que indicaba la majestuosidad de este día. Renovación del voto a la Patrona en el escenario histórico de San Francisco, donde entre brillo de alpaca de paso y azul mariano, la refulgente imagen de la Señora resplandecía con fuerza en un templo que se quedó pequeño para contener la fe mariana que se derramaba por los pórticos de la iglesia entre adoquines en sombra y la cal donde huelen más las flores.

 

Trajes de volantes, lunares y sombreros de alas anchas, para simular que estamos en Feria. Farolillos y guirnaldas en calles estrechas, callejones, plazoletas y tabernas adornadas para hacer de la primera semana de septiembre su agosto.

 

Si algo tiene Tarifa es, luz a raudales. Luz en sus reflejos de calles arabescas impregnadas de esencia cristiana. Y luces en los nombres de sus hijas.

 

Ayer era y fue un día de Mariluces, de familias en torno a la carne de codornices y pinchitos, riegos de fino, manzanillas y rebujitos, y de caballos y guarnicionería al tradicionalismo más purista de la doma vaquera. No hubo albero, pero hubo adoquines sonoros al paso del trotar de unos no pocos caballos engalanados para la ocasión.

 

La Calzada de Sancho IV había sido delimitada para separar el ‘paseo de Caballos’ del transitar del gentío. Y fueron muchos los que quisieron aprovechar la festividad local para echarse a la calle y calmar su sed en los bares del pueblo.

 

Los cabalgatistas y las cabalgatistas comenzaron a aparecer en la Calzada un poco antes de las dos de la tarde. Y a cuenta gotas las patas de los quinos se fue multiplicando hasta contabilizar más de una veintena de caballos.

 

Al otro lado de los burladeros, se agolpaba miles de personas ávidas de mojar el gaznate y enferiarse aunque fuese de esta extraña y condicionada forma. Alejada del albero y el Real.

 

Terrazas de bares y restaurantes repletas. “Más difícil que encontrar una mesa libre un 8 de septiembre en Tarifa”, reza ya como máxima expresión tarifeña. Familias enteras, pandillas enteras (aunque hubo que no se reunió) en quedadas duchadas del imbebible ‘Rebujito’ y codornices y pinchitos a rabiar como para llegar a la extinción de las especies. Manjares y licores típicos de Feria, de la Feria más atípica.

 

La gente echada a la calle el día de la Patrona y una férrea vigilancia por parte de Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil que a los “despistados de turno” les indicaban la necesidad y obligatoriedad de tener la mascarilla puesta si no era pa enjuagar el gaznate. Y si el centro estuvo lleno, también lo estuvieron los establecimientos de restauración del barrio afuera. En cualquier terraza, hubo hoy gente, familias, pandillas y en ocasiones guitarras para aligerar las letras.

 

Y si era día de la Patrona, también era el Día del Caballo y por ende día del Trofeo de quién un día hace ya década diese el entierro al vaso de agua en la hornacina de aquella caseta de nombre Los de Siempre. Hubo paseo a caballo y hubo ‘Trofeo Paco Petisme" que se convirtió en un atractivo más de la jornada festiva de hoy 8 de septiembre.

 

Entre los jinetes, amazonas y parejas de distintas edades a lomos de caballos enjaezados a la andaluza en la cita recuperada por la Asociación Amigos del Caballo y el Ayuntamiento de Tarifa se determinaron los premiados: Mejor caballo, trofeo ‘Paco Petisme’, José Antonio Duarte Silva; Mejor conjunto jinete-caballo, Rafael Chico Criado, Ana Victoria Toledo Hidalgo como mejor amazona; Daniel Ruiz Rebolo y Alba María Gil Llamas, mejor pareja juvenil y Francisco Serrano Chico/Fanny Estévez Montillo, como mejor pareja adulta.

 

A estas horas el centro histórico de Tarifa está a rebosar, apurando los últimos efluvios del mosto divino y antes de que no sean pocos los que hagan la travesía hasta el momentáneamente suspendido ‘área de autocaravanas’ donde se ha instalado el ‘Universo de Atracciones’ con el que quitar el mono de feria a los más pequeños.

 

Por delante, hasta el domingo, varios días más de disfrutar de una feria, no feria. Al menos de los ‘cacharritos’. Pero hoy, día 8 de septiembre Festividad de Nuestra Madre de Dios María Santísima de la Luz coronada Tarifa ha tenido una porción de feria. Lo más parecido a lo que hasta que entró la pandemia nos dejaron disfrutar.

 

Feliz miércoles 8 de septiembre donde la Luz del Estrecho se hace más pura. Porque hoy como aquel día de 1340, los tarifeños pidieron "más luz a la señora" y hoy al igual que aquel día, Tarifa ha irradiado Luz con mayúsculas.

Comentarios