En el Día del Arte Rupestre se denuncia la fragilidad de este patrimonio histórico por constantes daños a los yacimientos

APAS Y AGADEN-EA denuncian daños en la Cueva del Arca debido a la desprotección del abrigo y la acción antrópica que han hecho incluso abrir vías de escaladas en la cueva. Pincha en este enlace para ver álbum.

cuevaarca4
Escaladores subiendo por la misma cueva que es un patrimonio histórico de la humanidad/TAD
En el Día del Arte Rupestre se denuncia la fragilidad de este patrimonio histórico por constantes daños a los yacimientos

 

Con motivo del día mundial del arte rupestre que se conmemora hoy sábado 9 de octubre, las asociaciones APAS (asociación para la protección del arte sureño) Y AGADEN Ecologistas en Acción han vuelto a denunciar los numerosos destrozos y atentados que sufren este arte prehistórico que es patrimonio de la humanidad a lo largo y ancho de todo el término municipal tarifeño, que es uno de los mayores yacimientos en la concentración de arte rupestre de la península ibérica.

 

En esta ocasión los daños denunciados por las dos asociaciones se localizan en el entorno y cueva del Arca en pleno Parque Natural del Estrecho.

 

En una reciente visita a la sierra de San Bartolomé, miembros de ambas asociaciones han podido comprobar in situ nuevos daños en el ‘Barranco del Arca’ que se suman a los ya denunciados en este periódico en 2017. Estas agresiones ponen en peligro la desaparición para la historia de estas importantes pinturas que es uno de los cinco abrigos que el equipo del investigador H. Breuil identificó a principios de siglo XX en las sierras que circunscriben la ensenada de Bolonia. En este caso, los dibujos serpentiformes fueron interpretados como serpientes y más tarde Lothar Bergman relacionó estos mismos dibujos con escenas de agricultura de la época.

 

Al margen de los daños antiguos de hogueras y grafitis, se ha comprobado un aumento exponencial en las pinturas que atendiendo al tipo dibujos y a los colores empleados, se deduce que han sido realizadas por niños que acompañan a los adultos a practicar escalada y a los que se deja jugar en el abrigo como si se tratara de una atracción de feria. Esta situación insostenible en un lugar público y dentro del parque natural del Estrecho ha provocado finalmente que todo el interior del yacimiento se encuentre machacado por pinturas y marcas en la roca que hacen que esta importante muestra del Arte Sureño sea irreconocible.

 

Las asociaciones también han constatado como en la misma entrada de la cueva, en sus laterales y en el propio interior se han equipado nuevas vías de escalada y se practica el búlder (escalada en paredes de pocos metros de altura), actividades que agravan los daños citados al concentrar en sus alrededores muchas personas que debido al desconocimiento del valor cultural de las mismas aumentan sus riesgos.

 

A estos hechos tenemos que recordar que este día es un mal día para todo el arte rupestre de las comarcas del estrecho de Gibraltar por el abandono sistemático y los daños continuados en sus pinturas y entornos naturales desde prácticamente su descubrimiento. Durante años la labor infatigable que llevó a cabo el investigador Lothar Bergmann con el patrimonio rupestre  local, especialmente el ubicado en las sierras de Bolonia, ha provocado un aumento exponencial en los yacimientos descubiertos, destacando las labores de seguimiento y la denuncia de los daños provocados por la falta de inversiones en abrigos trascendentales del litoral tarifeño como el Moro, Alemanes, Mesa del Helechoso, Atlanterra, el Peñón de la Torre de la Peña o el propio Barranco del Arca.

 

Las asociaciones podrán (una vez más) estos hechos en conocimiento de las autoridades con competencia como la delegación territorial de Cultura de Cádiz y la Dirección del Parque Natural del Estrecho para que en concreto en esta zona se proteja la cueva con algún tipo de cerramiento y se reordene la zona de escalada para proteger todo el entorno del yacimiento prehistórico y las formaciones geológicas existentes.

Comentarios