Derriban el viejo depósito de agua de la barriada Virgen del Sol

El Consistorio señala que se llegó a un acuerdo con una empresa privada con intereses constructores en la zona y que el estado del depósito era peligroso. Mellaria ha criticado su demolición y advierte de un posible delito al derribar un punto geodésico

Depósito de agua
El depósito siendo derribado/Mellaria
Derriban el viejo depósito de agua de la barriada Virgen del Sol

 

 

No es la ciudad un llano como para que en su ‘skyline’ destaque sobremanera algunos de sus emblemáticos edificios. Pero en sentido figurado podríamos resaltar el perfil de la torre hexagonal del Castillo, la estatua e Guzmán el Bueno, ‘las torretas’ de Zafe podrían dibujarse como tal. Uno de esos perfiles podría ser, o al menos fue durante casi un siglo, el antiguo y ruinoso depósito de agua porque días atrás el Consistorio autorizó el derribo de la que era el único edificio de arquitectura civil monumental existente en el municipio.

 

Este diario preguntó ayer al propio alcalde, Francisco Ruiz la causa del derribo del singular edificio. Ruiz Giráldez argumentó a que el depósito en desuso, presentaba un ruinoso estado que constituía además posibles riesgos para los viandantes y edificios colindantes.

 

Además, el alcalde, apuntó a que hace semanas, una empresa reclamó el derribo del depósito en base a un “antiguo acuerdo establecido con los anteriores gobernantes”. El regidor tarifeño señaló que requirió informe al respecto, de la Oficina Técnica Municipal, que determinó en base a su estado, que era aconsejable su derribo, que además no supondría ningún coste económico a las arcas municipales.

 

Lo cierto es que el derribo de la obra civil, no ha gustado a muchos tarifeños, que han entendido que su estilosa figura formaba parte de la singularidad de las edificaciones del núcleo urbano.

 

Otros, como la asociación Mellaria, o el antiguo cronista oficial, de la ciudad, Juan Antonio Patrón han criticado su derribo, incidiendo además a que en el edificio se situaba una referencia geodésica.

 

La asociación Mellaria ha “lamentado profundamente el derribo del depósito de agua de la barriada Virgen del Sol” llegando afirmar lejos de lo que se apunta desde el Consistorio a que “el depósito no tenía problemas estructurales que auguraran su colapso, sólo desprendimiento de su paramento que hubiera sido posible solucionar sin necesidad de tirar la edificación. De hecho debido a la solidez de su construcción han sido necesarios varios días para su derribo”.

 

Desde la propia asociación cultural se apunta a que la Dirección General de Geodesia y Cartografía ha confirmado que el derribo se ha realizado sin que el Ministerio de Fomento hay expedido la pertinente y preceptiva autorización, ya que en la parte superior del depósito se ubicaba un vértice geodésico del Instituto Geográfico Nacional, un elemento protegido por la ley, que además obligaba (según Mellaria) al Ayuntamiento a su conservación y protección.

 

Mellaria confía en que el propio alcalde, Francisco Ruiz “abra un expediente informativo para conocer y posteriormente depurar en su caso las posibles responsabilidades, con independencia de otras actuaciones judiciales y de las medidas que adopte el Ministerio de Fomento por el expediente que ha abierto por la destrucción sin autorización de un vértice geodésico”.

 

El alcalde, señaló ayer mismo a este diario, que “personalmente subrayé a la Oficina Técnica la condición como punto geodésico del depósito. Es lógico pensar que se ha dado el visto bueno se habrá actuado conforme a lo preceptivo en estos casos”, dijo el regidor.

 

La asociación también ha apuntado a que tras tener noticias del derribo del depósito “pidió la paralización del derribo, pero esta demanda no fue atendida y las obras continuaron, desapareciendo con ello un singular elemento arquitectónico de Tarifa que la asociación de defensa del patrimonio tenía en su catálogo monumental”, ha lamentado además la asociación la “falta de sensibilización del Consistorio por salvaguardar el característico elemento a diferencia de otras localidades como Arahal que no sólo ha conservado un depósito de agua del mismo tipo que el de Tarifa, sino que lo ha convertido en el más alto rocódromo de España”.

 

El depósito de agua potable data del año 1929, y en él se almacenaba el agua procedente de los manantiales de Carrizales. Se trata de una obra de hormigón armado, con una cuba soportada por cuatro pilares unidos entre sí por travesaños también de hormigón. La cuba es un paralelepípedo rectangular apoyado sobre la menor de sus caras y de unos seis metros de altura, pudiendo almacenar más de veinte metros cúbicos de agua. En su base está la caseta que albergaba la estación de bombeo. Tenía un caudal de 20 litros por segundo y sus tuberías se construyeron de uralita, un material por entonces nuevo y que es altamente tóxica su manipulación.

 

Por su altura superior a los 25 metros y los casi noventa sobre el nivel del mar el Instituto Geográfico Nacional lo señaló como el punto geodésico número 107771.

 

Un vértice o punto geodésico es un punto señalizado que indica una posición geográfica exacta conformando una red de triangulación con otros vértices geodésicos. La posición exacta de los vértices sirve para ayudar a elaborar mapas topográficos a escala, tanto nacionales como regionales.

 

En España hay unos 11.000 vértices que normalmente están ubicados en sitios altos y despejados desde los que se pueden divisar otros puntos similares, por lo que suelen estar en parajes que poseen buenas vistas panorámicas. Desde 1975 están protegidos por la Ley sobre Señales Geodésicas y Geofísicas.

Comentarios