El Defensor del Pueblo Andaluz apoya la escolarización de las dos hermanas en un mismo centro educativo

La familia denuncia que la Junta no atiende las reclamaciones “ni de la familia, ni de los maestros, ni de las padres y madres, ni del AMPA, ni del Consejo Escolar. Se están recogiendo firmas de apoyo

colegiolaplaya2016
CEIP Nuestra Señora de la Luz en una imagen de archivo/Shus Terán
El Defensor del Pueblo Andaluz apoya la escolarización de las dos hermanas en un mismo centro educativo

 

“No hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír”. Pues sorda, muy sorda parece estar la Junta de Andalucía, y en concreto su consejería de Educación, porque sigue sin escuchar, ni a los padres, ni a los compañeros, ni a las AMPA, ni a los docentes, ni a nadie y por supuesto parece no entender que Ley de escolarización otorga “potestad al delegado territorial para aumentar las ratios de una clase hasta en un 10% más por “matriculación sobrevenida por causas mayores” como es el caso después que tras un accidente de tráfico de los padres de Blanca e Irene, tuvieran que abandonar Tarifa e instalarse en Loja, (domicilio de los abuelos maternos) para que se ocupasen de las menores y allí fueron “escolarizadas de manera extraordinaria y en el mismo centro educativo”.

 

Y es que la familia Díaz Jiménez continua su particular batalla para conseguir que sus dos hijas puedan estar escolarizadas juntas en el mismo centro educativo (CEIP Nuestra Señora de la Luz) después de regresar de un “exilio forzoso” en Loja hasta donde tuvieron que marcharse de manera extraordinaria a mitad de curso. Sin embargo y a pesar de la presión social, el delegado territorial de Educación sigue sin escuchar y entender que la Ley en que se ampara para no escolarizar juntas a la niñas, ampara a las niñas para estar juntas. Sus propias palabras fueron: “el proceso de escolarización, es un proceso muy meticuloso y complejo, en el que se debe tener en cuenta que los recursos públicos tienen que adaptarse a las demandas de las familias y gestionarse de forma justa y adecuada”, y en tal sentido... lo mejor para ambas niñas es estar juntas y con sus antiguas compañeras y compañeros, tal y como reclaman sus padres.

 

Ahora, además de contar con el apoyo a sus demandas de buena parte de la comunidad educativa de la localidad, la familia cuenta con el respaldo de la oficina del Defensor del Pueblo Andaluz. Jesús Maeztu.

 

Maeztu en comunicación girada a la familia señala que entiende que y a pesar que la Junta ha actuado con legitimidad en atención y cumplimiento “con las normas que rigen el procedimiento de escolarización extraordinaria de la menor Blanca en el CEIP Virgen del Sol”, no es menos cierto que “teniendo en cuenta la singularidad y excepcionalidad de la situación en la que se ha encontrado la familia y, en particular, ambas niñas, le indicamos que, con esta misma fecha, nos hemos dirigido a la Delegación Territorial de Educación y Deporte de Cádiz solicitando que nos informen de si, precisamente en atención a las especiales circunstancias, y teniéndose la posibilidad de escolarizar a ambas menores en el centro docente solicitado en virtud de lo establecido en el artículo art. 51.5 del Decreto 21/2020, de 17 de febrero, por el que se regulan los criterios y el procedimiento de admisión del alumnado en los centros docentes públicos y privados concertados, se podría reconsiderar la decisión y, en interés superior de la menor Blanca Díaz Jiménez, acordar su escolarización en el CEIP Ntra. Sra. de la Luz, de Tarifa.

 

Recordamos que la Ley Educativa artículo 51.5 del Decreto 21/2020 de 17 de febrero modificado en parte por el Decreto-Ley 2/2021: “En el caso de que varios hermanos o hermanas participen simultáneamente en el procedimiento extraordinario de escolarización, si uno de ellos obtiene plaza escolar en un centro docente público o concertado, la Consejería competente en materia de educación podrá autorizar la matriculación de los demás en el mismo”, la Junta se ha cerrado en banda y argumentando que separa a las hermanas de centros educativos (y por ende de sus círculos de amistades y compañeros forjados antes del accidente de sus padres) por cuestiones de cumplir con el número de ratio (algo que la administración incumple sin embargo de manera sistemática y sin justificar en numerosos centros educativos). Resulta curioso y paradójico porque en su intento de justificar la decisión de la Consejería de Educación de separar a las hermanas el propio delegado territorial, Miguel Esteban Estaún declaraba que “el proceso de escolarización, es un proceso muy meticuloso y complejo, en el que se debe tener en cuenta que los recursos públicos tienen que adaptarse a las demandas de las familias y gestionarse de forma justa y adecuada”. En ese sentido la familia ya ha declarado que “lo mejor y más justo para sus hijas es estar en el centro educativo donde estudiaban y han crecido”.

 

La familia Díaz Jiménez critica que el delegado territorial “no haya atendido la familia, ni de los maestros, ni de las padres y madres, ni del AMPA, ni del Consejo Escolar, si tampoco atiende la petición de reconsiderar la decisión del defensor del menory subraya que la matriculación acordada por la Consejería “no se ajusta a las demandas de las familias. Nosotros por nuestro horario laboral somos usuarios del comedor y el aula matinal y ellos lo saben somos trabajadores suyos y…. mandan a la niña a otro colegio sin esos servicios”.

 

También denuncian que hasta la fecha la Consejería, y en concreto el delegado territorial “ni han contrastado a nuestros escritos, ni han respondido al recurso de alzada interpuesto el 21 de abril”, ahora con el posicionamiento del Defensor del Pueblo Andaluz, la familia confía en que “el delegado tenga un poco de empatía y sensibilidad y reconsidere el tema”.

 

Mientras tanto, parte de la comunidad educativa continúan con la recogida de firmas que se adhieran a sus “lógicas y legítimas demandas”.

Comentarios