El Ayuntamiento junto a empresarios buscará una fórmula como alternativa a la suspensión de la Feria

La idea es utilizar tres días contando desde el primer domingo de septiembre y concluir el martes día 8 de septiembre festividad de la Patrona. Se pretende si remite la pandemia “sustituir las casetas por bares y restaurantes y que se respire en el núcleo urbano un ambiente a Feria, con garantías sanitarias”

IMG_3341
El Ayuntamiento junto a empresarios buscará una fórmula como alternativa a la suspensión de la Feria

 

 

La comisión municipal de Festejos bajo la tutela del concejal Nacho Blanco Peralta, trabaja ya en la posibilidad de elaborar alguna celebración coincidiendo con la Festividad de la Patrona María Santísima de la Luz, el próximo 8 de septiembre. Se trata de una idea que deberá de consensuar, (así lo espera y lo confirma el propio edil) con los empresarios del sector relacionado con la Feria. Todo dependerá de la remisión de la pandemia por la COVID-19 y el avance de fase del municipio y se trabaja en un diseño o programa que pueda consensuar algún tipo de celebración de carácter ferial, con las medidas de distanciamientos social que transcurra en paralelo de la situación de la pandemia.

 

El pasado martes se hacía público la determinación del equipo de gobierno local de suspender la Feria de Tarifa prevista entre los días 5 y 13 del próximo mes de septiembre por motivos de la pandemia por la COVID-19, que hoy conocemos, ha aumentado en una persona más en los últimos 3 días los contagiados en el municipio sumando un total de 22.

 

Una decisión nada fácil y que se ha adoptado toda vez que se han mantenido distintas conversaciones con portavoces del gremio de feriantes, atracciones festivas, presidentes y representantes de las diferentes casetas habituales en el recinto ferial de Tarifa y se ha constatado que en las actuales circunstancias y a pesar de una anhelada evolución positiva en la reducción de la pandemia, la celebración de un evento de tales características no podría garantizar “el cumplimiento de las medidas sanitarias y de protección requeridas”.

 

La noticia ha sido acogida con resignación y entendimiento por la sociedad tarifeña que será testigo de un hecho histórico pues la feria tarifeña (que es la última del calendario festivo de la comarca) en sus 200 años de historia más moderna, solo se había visto interrumpida por la Guerra Civil. Y es que si bien la Real Feria tiene su origen más primigenio en las ferias de ganado que con carácter anual otorgó en el 1344 (a celebrar en la segunda quincena del mes de julio) Sancho XI y en el auge que estas retomaron tras la Guerra de Independencia entre el 1.808 y 1.814 para revitalizar las maltrechas economías tras la contienda con los franceses, y a pesar de que se tiene constancia de la celebración de una feria ya en el 1819, no es hasta el año 1835 cuando por Real Orden de 18 de febrero se concede autorización para una feria a celebrar entre el 6 y el 15 de septiembre.

 

La fuerza mayor hará por tanto que no se cumplan de manera oficial los 185 años que le correspondían este septiembre, pero a pesar de la suspensión anunciada, ha quedado una puerta abierta tal ya que el propio Consistorio reconocía que “estaba pendiente de la evolución del calendario festivo de la Patrona la Virgen de la Luz y no descartaba impulsar algún tipo de acto en torno a la fecha de la festividad de la Patrona, el 8 de septiembre.

 

La idea confirmada por el edil, como en fase “muy, pero muy primigenia y supeditada claro está a las medidas sanitarias necesarias” es poder concretar un calendario de unos tres días que coincidiría con el primer domingo de septiembre, el día 6 y prolongaría hasta el día 8, festividad de la Virgen de la Luz.

 

Con todas las precauciones y reservas que dicta la situación de alerta sanitaria, el ir trabajando o esbozando el diseño de una posible ‘Feria Chica’, “no hace daño a nadie y supone trabajar en por de la recuperación de sectores directamente relacionados con la Feria que podrían tener en esta posibilidad una posibilidad de mitigar los daños y perjuicios que la suspensión de las fiestas patronales les va a acarrear”.

 

Desde tiendas de comestibles y ultramarinos, hasta establecimientos hosteleros, pasando por tiendas y talleres de moda y confección, podrían favorecerse de la celebración de algún tipo de evento que desde luego el concejal descarta se desarrolle en el Real de la Feria. “Se trata más bien de llevar la feria al núcleo urbano y que los negocios y los propios vecinos participen de la misma, con las limitaciones que por entonces tengamos y que confiamos vayan minimizándose”, señala Blanco Peralta quien reconoce que para llevar a buen puerto esta posibilidad, el factor de responsabilidad de los ciudadanos durante los próximos meses será determinante, al igual que la implicación del empresariado local.

 

Ignacio Blanco Peralta, ha confirmado que en los próximos días mantendrá encuentros con el empresariado local para realizar un sondeo y ver las posibilidades y disponibilidad de los mismos para diseñar una alternativa a la suspensión de la Feria. “sería realmente positivo poder concretar un evento que recuerde a la Feria, y podamos festejar la festividad de la Virgen”. El edil entiende que los bares y restaurantes podrían sustituir a las tradicionales casetas, y mantener unos aforos restringidos y seguros, y apela además a que la ciudadanía pudiese participar decorando sus balcones, sus viviendas engalanándolas para recordar nuestras fiestas patronales. “Quién sabe, quizás ya en septiembre la cosa esté mucho mejor y es nuestra obligación buscar alternativas que redunden en la revitalización de la economía de toda la ciudad”, manifiesta el concejal que incluso sueña con poder ver un casco histórico enferiado “y por qué no, un paseo de caballos por las calles”.

 

Desde la Asociación Gastronómica de Tarifa, a través de su presidente Juan Castro se ha confirmado que tienen intención de reunirse con los representantes municipales para exponer ideas de cara a poder realizar algún evento que venga si no a sustituir, sí a simular durante algunos días (no los 9 de feria) el carácter festivo y dinámico propio de una Feria como la de Tarifa.

Comentarios